Archivos de la categoría Sin categoría

Pecados capitales

sport
Lujuria, gula, avaricia, pereza, ira, envidia y soberbia. Estos son los vicios mencionados en las primeras enseñanzas del cristianismo para educar a sus seguidores acerca de la moral cristiana. Al igual que ocurre en el campo de la religión, el FC Barcelona también sucumbe con asiduidad ante la tentación de una serie de pecados capitales que lo convierten en un equipo vulnerable a la par que corriente. La conjunción de varios de ellos en el encuentro frente al Real Madrid ha desembocado en la “tragedia” que han podido presenciar cerca de 400 millones de personas de todo el mundo en una tarde triste para el barcelonismo. A primera vista una simple derrota en el Santiago Bernabéu por 3 a 1 no debería ser algo preocupante si tenemos en cuenta que los hombres de Luis Enrique continúan en lo más alto de la tabla a pesar del batacazo, no obstante tildar de “tragedia” el partido ante los blancos es debido a que por primera vez en mucho tiempo el Real Madrid ha sido superior al Barça en el cómputo global del encuentro. Sigue leyendo Pecados capitales

“Clásico” a la vista

11
A menos de una semana para que Real Madrid y FC Barcelona midan sus fuerzas en el Santiago Bernabeu, con una incómoda jornada de Champions League de por medio, podríamos decir que ambos equipos llegan al choque en unas condiciones bastante similares. A pesar de que el comienzo de temporada fue muy distinto para unos y otros, a día de hoy las fuerzas parecen haberse nivelado para poder vivir el “clásico” en igualdad de condiciones. El Barça transmitió durante las primeras jornadas de liga unas magníficas sensaciones, un estilo de juego híbrido entre calidad y entrega que devolvió a los seguidores culés la fe perdida meses atrás, no obstante el equipo pareció perder algo de credibilidad con un empate en La Rosaleda y una derrota frente al primer club de renombre con el que se enfrentaba. Tras el KO ante el PSG el Barça ha sumado dos victorias en liga, ambas sin demasiado brillo, confirmando que su puesta en escena ha descendido un peldaño en referencia a la imagen dada en sus primeros compromisos de la temporada. El Real Madrid por su parte ofrece una trayectoria ascendente, llegando al duelo ante el eterno rival en un gran momento de forma. Los de Ancelotti firmaron un comienzo de liga para olvidar, sumando dos derrotas en sus tres primeros partidos, algo que los blancos lograron reconducir posteriormente con una buena racha de victorias consecutivas, pero que puede resultar mortal de necesidad en caso de que el Barça logre salir victorioso del Santiago Bernabeu, pues una distancia de siete puntos podría resultar insalvable a pesar de la fecha en la que nos encontramos.

12
La igualdad que viven ambos conjuntos se traslada también a sus máximas figuras, tanto Cristiano Ronaldo como Leo Messi encaran la semana del “clásico” en un envidiable estado de forma. Si bien el portugués firmó ante el Levante el mejor arranque goleador de un jugador en la historia de la liga española con 15 goles en ocho partidos, el argentino aporta unas dobles figuras (10 goles y 10 asistencias en 12 partidos disputados entre club y selección) que nada tienen que envidiar al rendimiento del luso. Ambos jugadores llegan a su duelo particular en un estado de gracia que roza la perfección, con un CR7 que arrolla las defensas rivales a base de derroche físico y efectividad y un Leo Messi que mantiene el olfato goleador de siempre con un plus de generosidad añadida, algo que lo hace doblemente letal a la hora de perforar murallas defensivas.

13
El Madrid- Barça del próximo sábado será también una magnífica ocasión para poder medir el verdadero estado de forma de la delantera blanca y de la defensa azulgrana. Hasta el momento los hombres de Ancelotti suman 30 goles en las ocho jornadas de liga, una media que se acerca peligrosamente a los cuatro tantos por partido pero que puede resultar engañosa si tenemos en cuenta quienes han sido los equipos que se han visto goleados por el Real Madrid. Los Benzema, Cristiano, Bale y compañía han hecho fechorías ante los Levante, Córdoba, Deportivo y un Athletic venido a menos, pero sin ir más lejos tan solo fueron capaces de perforar en una ocasión, y de penalty, el marco de Moyá en su duelo frente al Atlético de Simeone. Por su parte la defensa culé ha logrado, para sorpresa de muchos, mantener su portería imbatida durante los 720 minutos de liga disputados, algo que dice mucho en favor de la metodología de trabajo de Luis Enrique, pero que al mismo tiempo también debe ser analizado desde la objetividad de ver quienes han puesto a prueba a Bravo en lo que llevamos de campeonato. Después de que el Villareal estrellara hasta tres balones en la madera en el Villarela 0 – Barça 1 y de que la delantera del PSG ruborizara a los Alves, Alba, Mascherano y Mathieu en la primera derrota blaugrana de la temporada, no queda demasiado claro si el fortín que ha demostrado ser la defensa barcelonista en liga tiene razón de ser gracias al buen hacer de sus componentes, o por el contrario es debido a la poca entidad de los rivales del FC Barcelona en la ocho jornadas de liga disputadas.
Antes del “clásico” tanto Madrid como Barça no pueden ni deben descuidar la máxima competición continental. Los blancos viajan a Anfield para enfrentarse al Liverpool en un partido importante pero no trascendental para sus aspiraciones de ser primeros de grupo, sin embargo el Barça recibe al Ajax en un encuentro vital para las opciones de los de Luis Enrique, dos maneras distintas de vivir las horas previas de un Madrid- Barça que esperemos no afecte negativamente al conjunto barcelonista.

14El último dato a tener en cuenta de cara al partido del próximo sábado es el factor “Suárez”. Todos conocemos las armas de las que dispone el Real Madrid para dañar al rival, pero los azulgranas juegan con la baza de disponer de un as en la manga en forma de interrogante. Ningún técnico podría poner a día de hoy un vídeo a sus jugadores en el que Luis Suárez dispute un partido oficial como jugador azulgrana, algo que convierte su participación en el encuentro en un factor desestabilizante para un rival que no ha podido analizarlo en su nuevo hábitat. Es difícil que Suárez esté de inicio en el Santiago Bernabeu, pero sea como fuere debemos añadir la inestimable aportación de un delantero TOP a lo que ya hemos visto de este Barça en lo que va de campaña, un “Killer” que tras meses en el dique seco saltará al campo con más “hambre” que nunca, algo que esperemos no traspase los límites del vocabulario futbolístico y resulte determinante a la hora de devolver al Barça a lo más alto en todas las competiciones.
Como reza la filosofía de Diego Pablo Simeone, el Barça debe buscar su gloria “partido a partido”, de manera que debe centrar toda su atención en el choque frente al Ajax del próximo martes, no obstante resulta difícil concentrarse cuando lo que espera en el horizonte es todo un Real Madrid – FC Barcelona, la cuenta atrás para “el clásico” ha comenzado.

15

Oficio y beneficio

11
El Barça tuvo que desempolvar el mono de trabajo para sacar adelante un partido complicado en Vallecas. El 0 a 2 cosechado ante los de Paco Jémez pudo parecer previsible, más si tenemos en cuenta que El Rayo Vallecano, a pesar de disponer de uno de los presupuestos más bajos de primera división, se niega a formar parte de la larga lista de equipos que convierten sus duelos frente al Barça en un auténtico “taquigol”, con planteamientos defensivos consistentes en entregar el balón y esperar a que los noventa minutos pasen lo más rápido posible. Un año más, los azulgranas se encontraron en Vallecas con un contrincante que le discutió la posesión, con jugadores que además de maniatar a Xavi, Iniesta y Messi para que no lograran crear jugadas de peligro fueron capaces de poner en apuros a un Bravo que se mostró decisivo de cara a la victoria final. Un rival que tan solo hincó la rodilla cuando Messi y Neymar volvieron a lucir sus galones poniendo tierra de por medio en el marcador, algo que añadido a la posterior inferioridad numérica sufrida por los madrileños, convirtió cualquier posibilidad de puntuar en una auténtica quimera. Hasta el momento en que Leo batió a Toño por primera vez, el combate por puntos pudo ser perfectamente nulo, algo que dice mucho de un club tan humilde y con un sello de identidad que le ha costado muchas goleadas, pero que de momento le sirve para mantenerse en primera división paseándose por todos los campos con la cabeza muy alta. Hace aproximadamente un año, el Barça de Gerardo Martino abandonaba Vallecas con un gesto contrariado, una victoria clara por 0 a 4 chocaba con la extraña sensación que producía haber perdido la batalla por la posesión del balón ante un rival teóricamente inferior. En esta ocasión los tres puntos han vuelta a volar de nuevo hasta Barcelona, pero de nuevo quedando latente que a pesar de las continuas derrotas en los Rayo-Barça, los madrileños consiguen plantar cara a todos los niveles.

12
La clave de la victoria de los hombres de Luis Enrique tiene nombres propios, Messi y Neymar volvieron a dejar claro que ahora mismo son la dupla más en forma del panorama futbolístico internacional, consiguiendo dos goles que se tradujeron en tres puntos más que añadir al casillero de los azulgranas. Por fin el argentino dispone de un escudero de garantías sobre el cual delegar responsabilidades, alguien con quien formar un “tandem” demoledor para los rivales, que por fin se ven obligados a repartir la atención masiva que supone mantener a Leo Messi alejado del marco contrario. La eclosión de Neymar es toda una realidad, tras una primera campaña en Can Barça algo desdibujada y los quebraderos de cabeza que aun a día de hoy provoca su fichaje, por fin parece que el brasileño tomó la alternativa que debe convertirlo en una parte fundamental del Barça de Luis Enrique.
Es evidente que con ambos cracks enchufados el FC Barcelona debe ser un rival temible para cualquier equipo, no obstante esta semana ha quedado claro que la aportación de dichos jugadores puede ser suficiente para ganar a un conjunto de media tabla de la Liga BBVA, pero que no es garantía de éxito en caso de que el que esté delante sea un club puntero del continente europeo.
Después del harakiri defensivo llevado a cabo por la zaga culé en el Parque de los Príncipes, Piqué y Bartra se mostraron solventes en Vallecas. El desplazamiento de Mathieu a la banda izquierda y la presencia de dos centrales de corte semblante dieron buen resultado después de la deblacle del pasado martes, donde el buen trabajo ofensivo que realizó el equipo quedó en nada ante una la desafortunada actuación de los integrantes de la linea defensiva barcelonista.

13

Si bien la defensa recuperó en Madrid una parte del crédito perdido unos días antes, Claudio Bravo zanjó con una soberbia actuación el debate que se había generado en Can Barça sobre quien debía ocupar la portería tras la llegada de dos nuevo guardametas. El chileno tuvo por primera vez trabajo después de seis jornadas de liga en las que los pocos acercamientos de los rivales al área barcelonista fueron la tónica predominante, y solventó con dos soberbias paradas dos disparos que se colaban en el marco culé.
Tras los baches de Málaga y París, parece que el camino vuelve a allanarse para un Barça que dormirá líder de primera división hasta pasada la jornada de partidos internacionales, algo que aportará tranquilidad a la rutina diaria de los pocos efectivos disponibles que le queden a Lucho para trabajar durante estos días. Si bien durante las últimas temporadas tomábamos como una costumbre habitual que el equipo sufriera su bajón anual allá por el mes de febrero para terminar las campañas a un nivel magnífico, esperemos que en esta ocasión este haya decidido adelantarse a finales de septiembre con los tropiezos en La Rosaleda y el Parque de los Príncipes, pues de ser así podríamos disfrutar desde hoy y hasta el mes de junio de un Barça intratable y fiable al 100%.

 

La cruda realidad

11
A la octava fue la vencida y no solo el Barça vio perforada su portería por primera vez esta temporada, sino que además los primeros goles encajados desembocaron en la primera derrota en partido oficial de la era Luis Enrique. Un PSG con las bajas de Ibrahimovic, Lavezzi y Thiago Silva sonrojó a un Barça endeble en defensa que arrastró durante todo el encuentro el lastre de una fragilidad preocupante en las jugadas a balón parado, un grave defecto que quedó patente en años pasados y que albergábamos la esperanza de haber erradicado al menos en parte con llegada de un nuevo técnico. La altura de los jugadores azulgranas es la que es, la llegada de Mathieu puede haber aumentado la media de centímetros de la plantilla un tanto, pero eso no consigue frenar a equipos que basan gran parte de su potencial atacante en la estrategia y en la eficacia por alto de algunos de sus hombres. Si en este caso el conjunto galo hubiera dispuesto de Thiago Silva e “Ibra” la sangría hubiera podido ser mayor aun, no obstante el conjunto barcelonista también ha tirado de casta y no ha dejado que los hombres de Laurent Blanc se despegaran en el marcador, demostrando un poder de reacción del que no gozaba el equipo la temporada pasada con Gerardo Martino en el banquillo. En apenas siete días el equipo ha emprendido un viaje poco plácido con diversas fases de turbulencias, en Málaga el Barça nos mostró algo que nos era familiar pero que todavía no habíamos visto esta temporada, la impotencia y la falta de recursos se apoderó del equipo para firmar tablas e intentar olvidar cuanto antes una segunda mitad de partido para el olvido. En el Camp Nou ante el Granada las nubes dejaron paso a los claros para hacer creer al aficionado culé que lo ocurrido tres días atrás había sido una simple anécdota, algo que ganaba credibilidad con una goleada que devolvía las aguas a su cauce. Pero lo peor estaba por llegar, sobre el cielo de París, una bolsa de aire hacía caer en picado el vuelo majestuoso de un Barça, que debido al descenso fulgurante, vuelve a tocar de pies en el suelo.

12
La derrota en el Parque de los Príncipes tiene muchos culpables, de hecho Luis Enrique declaraba en sala de prensa que “la derrota es de todos”. Para empezar Marc Andre Ter Stegen no ha estado acertado en jugadas puntuales del partido que le han costado un tanto al equipo, Jordi Alba y Dani Alves han mostrado su peor versión en una noche aciaga en la que Lucas Moura y Pastore han sido un auténtico quebradero de cabeza para ambos laterales, tanto Mathieu como Mascherano no han rayado al nivel al que nos han acostumbrado en sus anteriores apariciones, y Rakitic y Pedro han tenido en la noche de hoy una actuación decepcionante que hace descender al croata del pedestal donde le había colocado la afición azulgrana, y que sentencia al canario ante su triste arranque de temporada. Para más inri, el FC Barcelona no encajaba tres goles en Champions League desde el 0 a 3 que recibió de manos del Bayern Munich en la semifinales del torneo la temporada 2012/13 con el tristemente desaparecido Tito Vilanova en el banquillo, un dato que dice algo en favor de Gerardo Martino y su sistema defensivo, y en contra de “Lucho”.

13
Como se dijo en su día las derrotas acabarían por llegar, mientras los puntos se sumaron de tres en tres las alabanzas caían una tras otra, ahora que se ha cosechado un triunfo, un empate y una derrota en los tres últimos encuentros, las dudas y las críticas empiezan a asomar la cabeza, algo previsible y que ocurre cada vez que el banquillo barcelonista recibe un nuevo inquilino. Ni el Barça era un equipo invencible cuando se ganaba sin encajar tantos, ni ahora se ha convertido en el Barça de Gaspart por perder un partido y empatar otro, seamos razonables y demos tiempo a los que trabajan para dar forma a un proyecto que se puso en funcionamiento hace apenas tres meses. Lo único preocupante por ahora, es que después de haber sacado pecho sobre las grandes labores defensivas llevadas a cabo que nos permitían ser el único equipo que no recibía goles, nos encontramos con que entre los dos equipo de mayor entidad con los que se ha enfrentado el Barça (Villarreal y PSG) han logrado perforar la portería culé en tres ocasiones y han estrellado tres balones a madera,algo que se debe corregir a contrarreloj si tenemos en cuenta que en menos de un mes, la defensa azulgrana deberá visitar el Santiago Bernabeu y vérselas con un equipo potente a balón parado y demoledor a la contra con Cristiano y Bale. Los resultados que coseche el Barça antes de aterrizar en Madrid pueden ser engañosos debido a la poca entidad de los rivales, de manera que para intentar el asalto a al “Casablanca” no queda más que persistir con la filosofía del trabajo y el esfuerzo de Luis Enrique, bueno….eso y como no encomendarse a la misma ayuda divina de siempre, que sea lo que D10S quiera.

14

Los malos hábitos

11
Con el 6 a 0 que endosó el equipo al Granada el pasado sábado en el Camp Nou, es posible que quede olvidado el empate en La Rosaleda que nos devolvió a las retinas al Barça falto de espíritu y de recursos que sufrimos con Gerardo Martino. Dicho empate podría ser algo anecdótico si se hubiera dado de la manera en que tantas veces hemos visto al Barça no conseguir la victoria, es decir intentando una vez tras otra perforar la portería rival con un goteo incesante de ocasiones, que por unos motivos u otros no acaban en gol. Lo que convirtió en “preocupante” el 0 a 0 ante los malacitano fue la imposibilidad de los azulgranas de poner en aprietos a Kameni ni una sola vez en 90 minutos. Lo repitió hasta cinco veces Luis Enrique en sala de prensa: “El rival ha sido más intenso que nosotros”, algo que no debe ser excusa para la pobre imagen que dio el equipo, puesto que cualquier club de primera división que reciba al Barça es conocedor de que sus opciones de no salir derrotados del partido, pasan inexorablemente por mostrarse mas intenso que el conjunto barcelonista. Cierto es que el planteamiento defensivo de los hombres de Javi Gracia rozó la perfección, que la forma física de sus jugadores le permitió incluso discutirle el cuero al Barça en una segunda parte donde los rivales suelen acusar el cansancio que genera estar corriendo detrás del balón, y que a todo esto, los Iniesta, Messi, Neymar y compañía no tuvieron su día. Pero era precisamente ante todas estas circunstancias cuando el equipo debió poner sobre el campo un plus de mordiente y de raza, algo que hubiera dejado a la afición culé con mejores sensaciones de las que cosecharon después de ver a algunos jugadores pasear sobre el terreno de juego durante los últimos 30 minutos de encuentro.

12
Tras el tropiezo llegó el escenario perfecto para que el Barça redimiera sus pecados ante su público. La visita de débil Granada al Camp Nou se zanjó con una goleada que hizo olvidar al seguidor que apenas tres días antes, los mismo jugadores que deleitaron al respetable con un gran encuentro ante los pupilos de Joaquin Caparrós, decidieron que no era necesario pisar el acelerador en la recta final de un encuentro que le costó dos puntos al equipo, dos puntos que esperemos no echar en falta dentro de unos meses.
Los malos hábitos de esta pasada semana, ya fueron un lastre la última temporada de Pep Guardiola al frente del equipo. Durante la campaña 2011/12 el Barça cosechó en varias ocasiones una derrota o empate a domicilio para golear a continuación al rival de turno en el Camp Nou, algo formidable para el casillero de goles a favor pero altamente nocivo para luchar por un trofeo que premia la regularidad y que tristemente acabó en manos del Real Madrid de Jose Mourinho. Para nada se debe pasar por alto la nueva exhibición de Neymar, Messi y Rakitic ante el Granada, tres puntos más que vienen de perlas para demostrar que lo de La Rosaleda tan solo fue una bache, ni tampoco la labor defensiva del equipo que tiene atónitos a propios y extraños, con nada más y nada menos que siete partidos oficiales sin encajar un tanto y lo que es más importante sin conceder apenas ocasiones de gol.

13
Con cinco victorias y un empate en liga, un triunfo en la primera jornada de Champions League y un bagaje de 17 goles a favor y ninguno en contra, nadie puede negar que se ha visto un gran cambio entre el Barça de la desidia de hace unos meses y el que a día de hoy transmite sensaciones muy distintas a las que crearon más de una úlcera antes del verano. No obstante nadie está a salvo de ciertos pecados capitales que pueden acechar al equipo en partidos puntuales de la temporada, y es ahí donde Luis Enrique debe actuar con rapidez para sesgar cualquier brote contagioso a tiempo. Ante el Granada las aguas volvieron a su cauce, pero en La Rosaleda “la pereza” que tantos disgustos causó tiempo atrás volvió a florecer en diversas fases del partido, tras el cual Andrés Iniesta declaraba que “se da por hecho que vamos a ganar siempre y hay partidos en los que no estamos finos”.

14
Don Andrés tiene toda la razón del mundo, los jugadores son seres humanos, y como tal su acierto puede variar en función de múltiples factores, lo que sí esta en sus manos es desfondarse sobre el terreno de juego, algo que no va en función de nada y sí puede proporcionarte un mejor resultado del que cosecharías si solo confías en tu calidad y en la superioridad sobre el adversario. Que nadie se alarme, los números hablan por si solos y las sensaciones en la mayor parte de partidos también, pero toda precaución es poca ante un grupo de jugadores los cuales en su historial reciente ya tiene antecedentes de “malos hábitos” futbolísticos.

Adiós a la “Messidependencia”

12
Poder disfrutar año tras año de las genialidades de Leo Messi vestido de azulgrana, es sin duda un auténtico privilegio para cualquier seguidor culé. No obstante, en las últimas temporadas la presencia del mejor jugador del mundo en las filas del FC Barcelona se había tornado en parte, en contra del propio club. Con la llegada de Pep Guardiola al banquillo del Barça y la marcha de jugadores con un gran peso específico dentro del vestuario barcelonista como Ronaldinho o Deco, Leo Messi tomaba la responsabilidad de resucitar un equipo que yacía moribundo en la cuneta, tras el triste final de la temporada 2007/08. El apoteósico “sextete” logrado poco después provocó el adiós de otros pilares del equipo en cuanto a responsabilidad goleadora se refiere, Samuel Eto’o y Thierry Henry abandonaban Can Barça sin que sus substitutos consiguieran igualar sus cifras anotadoras, obligando a que Leo aumentara año tras año sus estadísticas para poder seguir sumando títulos. La famosa “Messidepencia comenzó a ser una realidad al comparar los números de Messi y los del resto de jugadores, y al observar una caída preocupante de la competitividad del equipo que variaba en función de la presencia o no del argentino en los partidos.
La “Gallina de los huevos de oro” del FC Barcelona acabó exhausta ante una total responsabilidad tanto goleadora como creadora sobre el terreno de juego, la cual derivó en la consecución de un único título de liga de los tres últimos disputados, incluyendo una última campaña a las órdenes de Gerardo Martino en la cual se le llegó a permitir dormirse en los laureles.

13
Con el inicio de la nueva temporada y las cinco victorias conseguidas hasta la fecha, hemos podido advertir una disminución de la responsabilidad que recae sobre Leo. El astro argentino continúa siendo evidentemente el jugador más desequilibrante del equipo, pero a diferencia de hace unos meses, los hombres de Luis Enrique son capaces de hilvanar meritorias jugadas de ataque sin que el balón pase obligatoriamente por los pies de Messi. La asociación entre Leo y el resto de jugadores es ahora optativa y no imprescindible, logrando que el crack barcelonista descargue parte de su responsabilidad en jugadores como Neymar, Iniesta o Rakitic que recogen encantados la invitación a ser parte vital de los éxitos de este Barça.
La victoria por 0 a 5 en el Ciutat de Valencia es el más claro ejemplo del reparto de tareas que se ha llevado a cabo en este equipo desde hace unas semanas. Cinco goles conseguidos por cinco jugadores distintos, la magnífica puesta en escena de un Neymar que empieza a asemejarse al jugador desequilibrante que debe ser, la figura emergente de un Ivan Rakitic omnipresente tanto en ataque como en defensa y un largo etcétera de motivos por los cuales el escepticismo que reinó la pretemporada azulgrana, ha ido convirtiéndose justificadamente en un optimismo moderado.

14
Optimismo que también se construye a través de las sensaciones que dejan los rivales directos, un fin de semana en que la bipolaridad del Real Madrid ha vuelto a tomar el mando del equipo para demostrar que la regularidad no es precisamente su mayor virtud. Los blanco dan una de cal y otra de arena a su afición, la cual desconcertada llega a pedir la dimisión de Florentino para siete días más tarde echar mano del babero con una buena exhibición de la apisonadora blanca en Riazor. Para más inri un Atlético que hasta hace poco era capaz de ganar todos los partidos por la mínima ahora se ha vuelto un tanto más vulnerable, logrando tan solo dos victorias en sus últimos cinco partidos oficiales, algo que parecía impensable viendo a los rojiblancos asaltar nuevamente el Bernabeu.
Cuatro jornadas transcurridas y el Barça aventaja a “colchoneros” y “merengues” en cuatro y seis puntos respectivamente, algo que hubiera firmado hasta el más optimista del lugar antes de iniciar la competición, en Can Barça el cartel de “en construcción” permanece colgado todavía en la puerta del vestuario, pero a día de hoy los resultados son excelentes y las sensaciones realmente inmejorables.

La “garra” tumbó a los “leones”

11
Pocas semanas después de que el equipo cerrara una pretemporada algo insulsa, el casillero del Barça en liga nos muestra un pleno de victorias. Tres triunfos en las tres primeras jornadas de campeonato, que resultan incluso más valiosos por las sensaciones que han dejado los azulgranas que por los puntos conseguidos. Tres meses atrás el Barça de Martino era un conjunto desdibujado, falto de confianza en si mismo y completamente falto de ideas tanto dentro del campo como desde su dirección técnica. En poco tiempo Luis Enrique ha logrado transformar una apatía alarmante en una “garra” que se ha convertido en el santo y seña del grupo, una garra que el aficionado barcelonista recibe con los brazos abiertos tras la decadente imagen ofrecida por el equipo no hace demasiado. Ante el Athletic, con empate a cero en el marcador y la segunda mitad ya avanzada, el público del Camp Nou seguía disfrutando de un buen partido de fútbol y de la magnífica actitud de sus jugadores, dejando de algún modo en segundo plano el resultado del partido, algo que demuestra la impotencia que vivió la afición culé en el tramo final de la pasada campaña.
Y es que las cosas no pasan por casualidad, es evidente que en cualquier deporte el factor suerte siempre juega un papel importante, no obstante muchas veces la suerte es para quien la busca y no para el que la espera sentado. Hace unos meses es probable que las victorias frente a Villarreal y Atheltic se hubieran convertido en un resultado negativo, puesto que ambos encuentros se han complicado hasta convertirse en verdaderas pruebas de fe para los hombre de Luis Enrique. Pruebas que el equipo ha superado con sobresaliente, demostrando una entrega y una constancia que desgraciadamente no tenía hace un tiempo, algo que ha adquirido de un hombre que las destila a raudales y que ocupa el banquillo del FC Barcelona.

12
La victoria ante los hombres de Ernesto Valverde significa mucho más que tres puntos. Es el premio al trabajo bien hecho y a dejar la piel sobre el campo, y todo esto después de un parón por partidos internacionanes, factor que siempre ha causado estragos en el rendimiento de los jugadores que forman la base de este equipo.
Más allá de las victorias este Barça parece haber recuperado su identidad, una cultura del trabajo que tantas alegrías trajo con Pep Guardiola desde la banda, algo que no asegura el éxito pero sí una conciencia tranquila ante las derrotas que puedan llegar y ante las cuales lo único que aporte algo de consuelo sea no poder reprochar nada a los jugadores.

13
Por otra parte parece que las migrañas futbolísticas han decidido coger el puente aéreo para instalarse en el Santiago Bernabeu, donde tras ganar la Supercopa de Europa hace unas semanas todo parecía de color de rosa. James y Kroos fueron fichajes que el madridismo aplaudió, al igual que en su día aplaudieron los de Figo, Ronaldo, Beckham o Zidane, la única diferencia es que estos últimos llegaron a Chamartin para suplir a jugadores de inferior nivel, muy al contrario de los que ha ocurrido con el colombiano y el alemán, que no logran ni por asombro hacer olvidar a Xabi Alonso y Di Maria. El milagro de “la décima” consiguió alargar la presidencia de Florentino Perez al igual que un calmante consigue aliviar el dolor durante unas horas, pero el Madrid sigue siendo el equipo sin rumbo de la pasada campaña, algo que con varias carambolas puede alzarte como campeón de Europa, pero jamás de una competición que premia la regularidad. Los de Ancelotti aspiran igualmente a todo, pues la calidad individual de sus jugadores así lo dice, pero el ambiente enrarecido que se vive en el coliseo blanco con los silbidos a Casillas y Benzema, la dependencia extrema de Cristiano Ronaldo y la opinión extendida que habla del destrozo que ha llevado a cabo Florentino sobre un equipo que levantó la Champions hace apenas tres meses, hace, indicar que este será un año movidito en la “Casa Blanca”.

Por cierto, a todos aquellos que se alegraron de la derrota del Real Madrid frente al Atlético, entre los que como es evidente yo me incluyo, he de decirles que quizás sería más beneficioso para los intereses azulgranas animar a los blancos en sus duelos con los colchoneros, pues por si nadie se ha dado cuenta, los de Simeone son los actuales campeones de liga y rival a batir por los aspirantes, solo han perdido dos partidos de los últimos diez disputados ante su vecino rico (ambos en la pasada Copa del Rey) y el Barça fue incapaz de doblegarlos en los seis duelos de la temporada pasada, habrá que empezar a hace cambios en nuestra lista de prioridades, de lo contrario quizás sean los rojiblancos los que vuelvan a salir ilesos de la guerra histórica entre azulgranas y merengues.

14

 

“Habemus Barça”


La incertidumbre creada por el Barça de Luis Enrique durante la pretemporada, se ha transformado en poco más de siete días en una agradable sensación de seguridad. Al equipo le faltan horas de trabajo para lograr conjuntarse al nivel que requiere todo un FC Barcelona, pero la mayoría de lo que hemos visto en los 180 minutos disputados de competición oficial es más que positivo. Ante el Villareal el Barça ha saltado al césped con cinco caras nuevas, cinco jugadores que no formaron parte de la plantilla la temporada pasada, motivo más que suficiente para que el juego del equipo pudiera denotar cierta falta de acoplamiento debido a la inclusión de piezas nuevas en el engranaje de siempre. La sorpresa agradable ha sido sin duda comprobar que, al igual que frente al Elche, el Barça progresa adecuadamente hacia un bloque que logre mantener la esencia futbolística de los últimos tiempos y que además aplique a los partidos la intensidad que se fue perdiendo años atrás. Con la imagen dada hoy en El Madrigal una derrota se hubiera podido digerir, un empate habría mantenido el optimismo moderado del aficionado medio, y la victoria cosechada logra que sin todavía echar las campanas al vuelo se empiece a dar por sentado que el camino que se está siguiendo es ni más ni menos que el correcto.

leo
Como suele ser habitual en todas y cada una de las revoluciones que se lleva a cabo en la plantilla del primer equipo, la llegada masiva de caras nuevas da pie a un debate sobre que fichaje será el que mejor rendimiento aporte, algo que ha ocurrido durante esta pretemporada con la puesta en escena de jugadores que crean unas expectativas con su llegada. Pero a pesar de que la afición azulgrana ha estado muy pendiente de las altas y las bajas que se han producido en el primer equipo, ha existido en todo momento la certeza de que las posibilidades que tiene este Barça de volver a ser el de hace unos años, pasan sí o sí por recuperar a Leo Messi. Por ese motivo resulta tan alentador haber visto al crack argentino en una versión renovada, lejana a la del pasotismo que nos mostró en alguno de sus últimos partidos con Martino en el banquillo, la que logró que algún que otro culé blasfemara pidiendo la venta del cuatro veces balón de oro. El Messi de Villareal lo ha intentado por activa y por pasiva, se ha asociado con sus compañeros para intentar entrar en una muralla digna de un equipo con escasos recursos futbolísticos, todo lo contrario de lo que es el Villareal, y como siempre ha acabado siendo decisivo en la victoria del equipo en un campo muy complicado, quizás es demasiado pronto para afirmarlo pero parece que Messi está de vuelta.

as
Y es que los tres puntos de El Madrigal saben a gloria por varios motivos. En primer lugar porque supone llegar al parón por partidos internacionales con pleno de victorias y como líderes en solitario de la Liga BBVA. En segundo lugar porque el nuevo Barça nos ha demostrado que es capaz de ponerse el mono de trabajo para mermar al rival a base de paciencia y tesón, sumando tres puntos un un estadio difícil, ante un equipo de Europa League y sobre un césped poco favorable para jugar a lo que juega el Barça. Y por último porque las victorias saben incluso mejor cuando el eterno rival sufre un tropiezo, de manera que si a la importantísima victoria culé le sumamos el batacazo blanco (o debería decir rosa) en Anoeta, pues el resultado no es otro que una jornada redonda que da paso a quince días de tranquilidad y buenos alimentos en Barcelona, y de dudas y debates futbolísticos en la capital.

A cada partido que pasa la confianza en este equipo aumenta, y no precisamente porque no tenga defectos, puesto que en el partido ante el Villarreal el rival ha estado cerca de marcar en varias ocasiones. Es la cultura del trabajo y del esfuerzo que transmite Luis Enrique, una cultura que muchos podían pensar que sería inviable en un vestuario plagado de egos como el azulgrana, y que pasadas varias semanas parece que empieza a cuajar. Todavía tienen que llegar las derrotas, las lesiones, los partidos en que las cosas no salen de cara, muchísimos factores con los que tendrá que luchar este equipo y que intentarán impedirle el ascenso a la cima. Todo eso llegará, pero por el momento y a pesar de que pueda parecer algo precipitado parece que tras un año de espera hay fumata azugrana, todo parece indicar que “habemus Barça”.

Buenas vibraciones

messi
Al igual que los Beach Boys con su famoso “Good vibrations”, el nuevo Barça de Luis Enrique ha logrado crear una magnífica atmósfera de complicidad con su público. Cierto es que todos lo factores parecían los idóneos para que el inicio de Liga fuera placentero, puesto que inaugurar la competición en el Camp Nou frente a un equipo netamente inferior como el Elche convertía en propicia una clara victoria azulgrana. Sin embargo y dando una pizca de continuidad a la falta de puntería que evidenció el equipo la temporada pasada, las ocasiones se sucedieron pero los goles tardaron en llegar. De lo visto hoy sobre el terreno de juego no hay nada que nos permita lanzar las campanas al vuelo, pero nos invita a convertir el escepticismo en un optimismo moderado, puesto que además de la victoria por 3 a 0 con un juego más que aceptable, los seguidores barcelonistas vamos encontrando ciertos pilares donde poder empezar a construir y vislumbrar un Barça campeón. Una de ellas en la nueva sociedad M&M (Munir, Messi), la cual ha demostrado que dará mucho de que hablar en un futuro no muy lejano. A un Messi renovado e implicado en el trabajo de equipo, se le ha unido el descaro y la calidad de un joven que en poco más de cinco meses, ha pasado de jugar con el juvenil del FC Barcelona a formar parte del once titular del primer equipo marcando su primer gol.
Además de las actuaciones individuales, donde todavía hay jugadores que deben pulir diversos aspectos de su juego, otra nota positiva de los visto frente al Elche es el trabajo colectivo de los hombre de Luis Enrique, los cuales han vuelto a transmitir ciertas sensaciones que se echaron en falta la pasada campaña. La intensidad con la que el equipo ha atosigado al rival ha recordado en ciertas fases del partido a un Barça de otra época, un Barça que podía perder los partidos pero dejaba todas sus fuerzas sobre el terreno de juego.

lucho
Por su parte Luis Enrique ha disfrutado de un debut plácido, algo que siempre es de agradecer, a pesar de que la edad de oro del FC Barcelona empezase con una derrota en Soria. El asturiano no ha tenido dudas ni tan siquiera a la hora de formar el once inicial, puesto que las bajas de Luis Suárez y Neymar, y los problemas gástricos que ha arrastrado Pedro durante toda la semana han facilitado las cosas al bueno de “Lucho”. Bien el ataque y el centro del campo, pero continúa la incertidumbre con la linea defensiva y la portería, donde el Elche no ha sido capaz de despejar las dudas que se ciernen sobre Mathieu y Bravo, aunque para ello probablemente tan solo debamos esperar siete días, donde un Villareal más correoso se encargará de poner a prueba al nuevo Barça en El Madrigal.

atletico
El primer partido oficial del conjunto barcelonista ha sido de lo más esperanzador, pero tenemos precedente de sobra para que nadie se confíe lo más mínimo. Sin ir más lejos hace aproximadamente 365 días el Barça de Martino endosaba un 7 a 0 al Levante en el debut del argentino, algo que creó unas expectativas desmesuradas sobre el equipo que posteriormente jamas se cumplieron, y sin tanta demora en el tiempo, algunos hablaban de un “sextete” ficticio hace apenas unas horas y el sueño se tornó en pesadilla antes incluso de que alguien fantaseara con él, no nos extrañemos pues si en unos cuantos meses empiezan a nacer niños en la capital con las seis copas en la frente a modo de antojo.
El balón ha echado a rodar por fin, meses de verano sin competición donde el mundial ha actuado a modo de oasis para hacernos más llevadera la abstinencia futbolística. De momento aguas calmadas tras una pretemporada poco atractiva pero al parecer provechosa, que parece haber logrado el objetivo de ir conjuntando unos jugadores y una idea, algo vital para que este Barça pueda llegar a convertirse en lo que poco a poco dejó de ser, un equipo campeón. Ni la expulsión de Mascherano, ni el gato negro que ha deambulado por el estadio durante unos minutos, han impedido que el equipo de Luis Enrique dejara buenas vibraciones en su debut, claro está que el merengue que ha soltado al “minino” ha conseguido que más de un culé de la vieja escuela se haya santiguado y haya entonado aquello de “aquest any tampoc”, pero con sangre nueva y renovada sobre el césped ni el “mal fario” debe afectar en el resultado, ya se ha visto que para M&M no hay supersticiones que valgan.

mm

¿Susto o muerte?

supercopa
El Real Madrid de Ancelotti se proclamó campeón de la Supercopa de Europa con una puesta en escena notable, ante un Sevilla que poco o nada pudo hacer para evitar la derrota. Quedó claro pues que las dudas que podía haber levantado el equipo blanco en sus partidos de pretemporada, no fueron más que una simple relajación en encuentros de “costillada”, donde lo importante es coger forma y no el resultado final. Cierto es que a primera vista este Madrid tiene muy buena pinta, no podemos calibrar el potencial del conjunto merengue por un simple partido, pero la sensación de que los blancos saben mejor que nunca a lo que juegan y de que la llegada de Kroos puede afianzar un centro del campo algo vulnerable hasta la fecha quedó latente. Además Cristiano Ronaldo ha reaparecido “on fire” después de unas largas vacaciones (mundial incluido), tan solo los laterales y un Iker Casillas que parece seguir en baja forma, parecen mejorables en un Real Madrid que supo poner las cartas sobre la mesa, el día en que sabía perfectamente que sus rivales directos estarían sentados frente al televisor.
Cierto es también que este Real Madrid es campeón de Europa y rival a batir ahora mismo en todo el continente, donde después del batacazo del Bayern de Pep en la Supercopa alemana, surgen dudas acerca de quien será el equipo que podrá plantar cara a los de Ancelotti, puesto que muchos de los grandes clubes europeos como Juventus, Milan, Inter o Manchester United no pasan por su mejor momento.
Pero a pesar del fatalismo que ha podido invadir a cierto sector de la afición azulgrana tras el buen partido de los blanco en Cardiff, hay que remarcar algunos aspectos también importantes que parecen haber olvidado los partidarios de prender fuego a los planes de Luis Enrique y escondernos debajo de la cama, hasta que pase la época triunfal del Madrid de la décima, la onceava y la doceava.

ramos
Para empezar hay que dejar claro que el mismo equipo que ha empezado de manera triunfal la campaña 2014/15, rozó la catástrofe a finales de la temporada pasada. A tan solo tres minutos de cerrar el año con una simple Copa del Rey, Sergio Ramos salió al recate de los blanco con un testarazo en un córner, que a posteriori supuso la consecución de la décima. Un detalle crucial que convirtió la vulgaridad en excelencia y que ha convertido al Real Madrid para muchos en el mejor equipo del continente. El conjunto merengue puede serlo, pero siempre en competición a todo o nada, puesto que en una Liga que premia la regularidad, el majestuoso equipo de Ancelotti no pudo terminar entre los dos primeros.

messi
A todo esto el Barça de Luis Enrique no ha demostrado nada en lo que llevamos de pretemporada, esto impacienta al aficionado azulgrana como es lógico, puesto que las dudas no se disipan en ninguna de las lineas de juego que hay sobre el terreno de juego. La portería, la defensa, el centro del campo y la delantera son un una incertidumbre a día de hoy, donde lo único que parece seguro es que los jugadores correrán más que el año pasado, lo cual por otra parte no es muy complicado. Lo que nadie debe olvidar es que hemos visto al Barça de Rafinha, Deulofeu, Munir o Adama, pero nos falta ver al equipo que jugaría unas semis de Champions, al Barça de Neymar, Messi, Iniesta, Rakitic y Luis Suárez.

cholo
Y por último y al igual que la temporada pasada nadie cuenta con el Atlético de Madrid, que vuelve a tomar el desprecio con el que le obsequia la prensa madrileña como un auténtico regalo. La tranquilidad con la que vuelve a trabajar Simeone con todos los focos puestos sobre su vecino rico, vuelve a ser una bendición para él y los suyos. El Atlético es el actual campeón de la famosa y supuesta liga de dos, flamante finalista de Champions que se quedó a 180 segundos de firmar un doblete antológico y que a pesar de ello sigue pasando desapercibido para los “flashes” de la capital que viven por y para contentar a Don Florentino.
Teniendo en cuenta todos estos factores y muchos más, el Real Madrid pinta muy bien y de hecho mereció la Supercopa de Europa en todo momento, pero esto no ha hecho más que empezar, la temporada es una carrera de fondo donde las sensaciones van variando con el paso del tiempo, de manera que no le demos más importancia de la que tiene a un buen partido de los blancos, susto sí, pero muerte nunca.