Crónica de una muerte anunciada

barça

El Barça se ha dejado media liga en Zorrilla. Si tenemos en cuenta que la otra media se la dejó en Anoeta, podríamos dar la competición por finiquitada, a falta de una visita al Santiago Bernabeu,  en la que lejos de reactivar la moral del equipo, fácilmente podemos acabar todavía más hundidos en el lodazal donde nos hemos instaurado  en las últimas jornadas. Al igual que en San Sebastian, al antepenúltimo clasificado de la Liga (con solo cuatro victorias hasta el día de hoy), le ha bastado con llevar el partido al terreno del cuerpo a cuerpo, donde el Barça últimamente ni quiere ni puede. Es de locos poder imaginar que un equipo de la zona baja de la devaluada Liga BBVA, pueda plantear un encuentro frente a un grande con el juego de toque por bandera, pero hasta hace bien poco los azulgranas solo necesitaban mostrar su virtuosismo, para que cualquier encerrona física del contrario no tuviera efectos nocivos en el marcador. Esto ha cambiado, los rivales culés son sabedores de que si juegan sus cartas y logran mantener su intensidad y agresividad durante los noventa minutos, tienen muchas más probabilidades que antes de llevarse el gato al agua. La pregunta es, ¿Quién es el responsable o responsables, de que este Barça se arrastre por el campo como no lo había hecho desde la devaluada época en que Ronaldinho intentaba parecerse tristemente al que encandiló al mundo entero? Ganarle una final de Copa al Real Madrid, puede ser un  consuelo para todos aquellos que quieran seguir creyendo, que este Barça será para siempre el mejor equipo de la historia aunque en el campo se vea lo contrario, pero la realidad ahora mismo es que con la Liga extremadamente complicada y con un equipo que no da muestras de poder aguantar muchas eliminatorias de Champions, la única posibilidad real de título es esa. Una vez más y ya van unas cuantas esta temporada, se ha visto a un equipo que por debajo en el marcador ha sido incapaz de crear ocasiones de gol para darle la vuelta al partido, dando la sensación de que podíamos pasarnos horas y horas buscando la portería contraria para al final no encontrarla, impotencia al fin y al cabo que solo espero sirva para realmente replantearnos que necesita este club para volver a ser el de hace unos años, aunque con la puntería de Zubizarreta y sus pupilos, más nos vale confiar en lo que tenemos que en los que están por llegar.

Autocrítica

pique

El panorama no podía ser más desolador, entre otras cosas debido a que pocos o nadie podían imaginar este cúmulo de despropósitos en los últimos partidos, solo espero escuchar un poco de autocrítica por parte de unos jugadores que no parecen querer reconocer que no están ofreciendo el rendimiento que se espera de ellos. El mismo Gerard Piqué la pasada semana hacía estas declaraciones: “Antes la gente estaba acostumbrada a comer caviar, y ahora come jamón de jabugo”, en relación a las críticas que ha recibido el equipo por su rendimiento en sus últimos partidos. Quizás habría que explicarle al central barcelonés, la diferencia entre un buen jamón de jabugo y un bocadillo de mortadela con el pan de ayer, que es lo que realmente nos están dando de comer los jugadores en sus último compromisos.

La reflexión

Se pueden decir muchas cosas, sobre el entrenador, sobre los jugadores, sobre la falta de recursos del equipo, pero todas las críticas posibles parece que acabarán cayendo en saco roto. La realidad no es otra que la sensación que queda de que el barco no tiene nadie que lo dirija, que la tripulación se ha amotinado en contra de los intereses comunes y que el agua empieza a colarse por las bodegas al más puro estilo Titanic. Del partido de hoy poco más se puede decir, al fin y al cabo una imagen vale más que mil palabras, y las imágenes hoy han vuelto a hablar por si solas…definitivamente hemos tomado el camino equivocado.

 

 

Un pensamiento sobre “Crónica de una muerte anunciada”

  1. Difícil recordar un partido peor del Barça; fallos constantes en los pases, contadas ocasiones, falta de movilidad… y esta vez no hubo rotaciones como en Anoeta. Lo peor es que la imágen no invita a pensar en una reacción inmediata y los partidos contra el City y el Real Madrid marcarán definitivamente el devenir de la temporada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *