Dos resacas muy distintas

Foto: Futbol.unvision.com

El fin de semana no nos ha dejado sobresaltos en lo que concierne a Real Madrid y FC Barcelona, ambos equipos han solventado con victoria sus respectivos duelos ante Deportivo y Levante, no obstante la sensación que persiste en el ambiente, a pesar de que el liderato blanco es una realidad, es la de que hoy por hoy este Barça tan solo está por detrás de los de Ancelotti en lo que a puntuación se refiere.
La semana ha dejado evidencias de dos resacas muy distintas en Madrid y Barcelona, después del descalabro sufrido por los merengues en el Vicente Calderón, la “fiestecita” de Cristiano Ronaldo ha levantado ampollas en aficionados y directiva del club, con una serie de acontecimientos durante los pasados siete días que, vistos desde el bando contrario, resultan tan cómicos y saludables como una película de los Hermanos Marx.
Para empezar Florentino Pérez decidió hacer una visita a los componentes del vestuario madridista, mostrándoles de esta manera su enfado por lo acontecido el sábado en el Manzanares, como si de una escena de “El sargento de hierro” se tratara, el mandamás blanco se disfrazó de Clint Eastwood para demostrar quien tiene el rango más alto en Chamartín, una escena que muchos hubiéramos pagado por ver.

Foto: Eleconomista.es

 

Por si esto fuera poco, el cantante colombiano que amenizó la fiesta de CR7 empezó a colgar fotos del astro portugués cantando, bailando y hasta incluso bebiendo después de un descalabro tan sonado como el acontecido frente al Atlético, algo que ha convertido a un jugador intocable para el aficionado merengue, en el foco de todas las críticas de una masa social avergonzada ante el bochorno vivido frente a los de Simeone. La duda que queda tras el asunto no es otra que averiguar si la traición de Kevin Roldan al hacer públicas las fotografías del evento se debe a un simple descuido por parte del cantante, o bien por el contrario se trata de una fantástica campaña publicitaria ideada por el agente del artista, quien tras este asunto ha logrado ser conocido en toda España en poco más de una semana.
Dejando aparte el cumpleaños de Cristiano, la semana también se ha cobrado una nueva victima ajena a la citada fiesta, y es que tras el encuentro ante el Deportivo ha quedado claro que la afición del Real Madrid hace responsable a Iker Casillas de lo ocurrido en el derbi. Los silbidos dirigidos al portero merengue fueron evidentes durante todo el partido, reabriendo un debate en la portería blanca que, tras mucho tiempo en el candelero, por fin parecía haberse zanjado.

Foto: Goal.com

Por su parte, la borrachera de goles vivida en Barcelona no ha tenido nada que ver con resaca acontecida en la capital, la victoria por 5 a 0 frente al Levante resulta más importante por como se ha producido que por el resultado en si, Neymar ha vuelto a marcar una jornada más, afianzándose como tercer máximo artillero de la Liga BBVA, Messi ha sumado su hat trick número 31 en partido oficial, una cifra estratosférica solo a su alcance y que riza el vello a cualquiera, y Luis Suárez ha gozado de unos minutos donde, con una chilena colosal, ha dado un paso más hacia su consagración como jugador fundamental en el esquema de Luis Enrique.
El público ha coreado el nombre del técnico asturiano en varias ocasiones, más de 70.000 personas han vuelto a hacer la ola entusiasmados con el equipo, y sobre el césped las numerosas rotaciones que ha realizado “Lucho” apenás se han notado. Hace pocas semanas, según la prensa madrileña, Messi no era rival para un Cristiano que le aventajaba en un número incesante de goles, esos mismo rotativos tienen que ver a día de hoy como la diferencia anotadora entre ambos ha quedado en nada, y más preocupante aun, como su portentosa y engrasada máquina de hacer goles no solo no es capaz de perforar una portería rival sin guardameta, sino que además ensucia la profesionalidad de la que tanto se jacta con guateques como el de hace dos sábados.
Las resacas nunca han sido buenas, de hecho no tenerlas resulta ser un signo inequívoco de responsabilidad, durante la década de los ochenta un anuncio de la DGT nos intentaba convencer de lo peligroso que era beber al volante con el lema “Si bebes no conduzcas”, una frase que deberían modificar y utilizar en Madrid para no volver a vivir durante siete días con sensaciones desagradable y continuos dolores de cabeza, “Si pierdes 4-0 no bebas, y si aun así bebes, no te dejes fotografiar por nadie”, la vida continúa dando lecciones a quien menos cree necesitarlas.

Foto: Todocoleccion.net

 

Un pensamiento sobre “Dos resacas muy distintas”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *