El enésimo reto de Valverde

Las circunstancias han querido que los primeros meses de Ernesto Valverde al frente del FC Barcelona estén plagados de retos. Y no me refiero a los habituales desafíos que conlleva sentarse en el banquillo del Camp Nou, como intentar buscar las victorias con el juego más vistoso posible. Me centro en situaciones poco corrientes en el club barcelonista, problemas con lo que ha tenido que lidiar el ex técnico del Athletic y de los que, por el momento, ha conseguido salir airoso.

La sorprendente marcha de Neymar supuso el primer muro en el camino. ¿Cómo suplir a un jugador de este calibre? Una pieza fundamental en el esquema culé que además estaba perfectamente asentada en la plantilla aportando un gran rendimiento. Más tarde llegó el primer varapalo de la temporada. La derrota frente al Real Madrid en la Supercopa de España no fue un tropiezo cualquiera. En los últimos años se había perdido algún partido frente al eterno rival, pero en ninguno de los casos te había pasado por encima. Y en esta ocasión sucedió. En el cómputo global de ambos encuentros los blancos fueron mejores y la sensación de inferioridad azulgrana realmente alarmante.

No acabaron ahí los contratiempos. Tras un verano más que movido el recambio de Neymar aterrizó en Barcelona. Pero no lo hizo con buen pie. En la cuarta jornada de Liga Dembéle, el hasta entonces fichaje más caro de la historia del FC Barcelona, se rompía en Getafe, dejando cojo el tridente barcelonista para lo que restaba de año. Un nuevo desafío para el “txingurri” puesto que Deulofeu defraudó ya desde un primer momento y Alcácer no parecía una opción fiable para actuar como extremo.

A todo esto debemos sumarle otra serie de contratiempos. Luís Suárez estaba lejos de su mejor versión. Y no solo me refiero a nivel anotador. El uruguayo no veía puerta y, lo que era más preocupante, se mostraba errático en todas sus acciones sobre el terreno de juego. Sam Umtití, quien había rendido a un nivel superior durante los primeros meses de temporada, también caía lesionado precisamente pocas semanas antes de visitar el Santiago Bernabéu. Dejando la zaga culé en manos del, hasta entonces defenestrado, Thomas Vermaelen.

Con todo esto y mucho más podríamos catalogar la primera etapa de Valverde al frente de la nave azulgrana como “movidita”. ¿Y cuál ha sido el resultado? El resultado ha sido majestuoso. Como si de un extintor se tratara el “txingurri” ha sabido sofocar todos y cada uno de los fuegos que han ido amenazando la salud del conjunto que dirige. Los números son a día de hoy inmejorables. El equipo está imbatido, es líder destacado en Liga y disputará los octavos de Champions y los cuartos de Copa. El ex técnico del Athletic supo encontrar soluciones técnicas y tácticas a todos los contratiempos nombrados. Sacándole el máximo jugo a una plantilla que parecía a primera vista insuficiente para luchar por los títulos importantes de la temporada.

Pero los retos no han hecho más que empezar para Valverde. Quizás el que debe afrontar de inmediato es un tanto más previsible que los anteriormente citados. Pero también este requiere una solución a la altura de las circunstancias. Y es que el calendario ha querido que el Barça dé por finalizada la primera vuelta de campeonato en Anoeta, un estadio que se le resiste y de qué manera en los últimos años.

La visita a la Real Sociedad se convirtió en un escollo insalvable para los dos técnicos más laureados de la historia del club. Ni Pep Guardiola, ni Luis Enrique lograron salir victoriosos de sus respectivos compromisos ligueros disputados en Donosti. Tampoco lo consiguió Gerardo Martino. 5 derrotas y 2 empates son los resultados cosechados por el conjunto azulgrana en los últimos 7 años. Números realmente escalofriantes para un equipo poco acostumbrado a estas dinámicas como el Barça.

Una vez más la destreza de Ernesto Valverde para superar desafíos será requerida. Esta vez el reto nada tiene que ver con lesiones, traspasos o situaciones inesperadas. Esta vez es solo fútbol. ¿Podrá el “txingurri” acabar con la maldición de Anoeta? Visto lo visto hasta la fecha, si hay alguien capaz de conseguirlo ese es el técnico de Viandar de la Vera.

Foto: Nuevo Fútbol

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *