Envidia colchonera

atleticoLo reconozco, viendo el encuentro entre Atlético y Real Madrid, me invadió una extraña sensación que no sentía como seguidor azulgrana desde hacía mucho tiempo. La envidia, sana o no, es la sensación de impotencia al observar como otros han logrado o disponen de algo que tu ansías y no has podido conseguir. Como aficionado culé, he sentido esa sensación en diversas ocasiones, pero en su totalidad con un Barça desdibujado, falto de talento, o alejado de la lucha por los títulos, véase los últimos años de Cruyff, la segunda etapa de Van Gaal o el declive de la era Rijkaard. Lo que es una novedad para mi, es desear para mi equipo algo de que dispone un conjunto que esta por detrás en la clasificación, y que como cualidad, a priori está al alcance de todo el mundo. La entrega, la casta, la intensidad, la presión y la raza que nos brindó el Atlético de Simeone en el derbi madrileño, hacen aun mas evidentes las carencias que tiene el Barça de Martino en todos y cada uno de esos aspectos. Es evidente, que el conjunto azulgrana no dispone de hombres con el perfil requerido para llevar a cabo dicha demostración de fortaleza física, y que los rojiblancos tenían cuentas pendientes con su rival del sábado, puesto que tras años de humillaciones y sufrimiento de sus aficionados, el derbi era la ocasión perfecta para clamar venganza. Sea cómo fuere, cualquier comparación entre la actitud del Atlético en un partido importante y el pasotismo con que nos deleita últimamente el Barça es dolorosa. La sensación que queda de todo esto, es que si el equipo culé lograse adquirir un pequeño tanto por ciento del compromiso, que nos demostró durante los primeros años de Guardiola en el banquillo, todas las dudas que genera el conjunto azulgrana se esfumarían por arte de magia, puesto que si sin intensidad, sin presión y sin casta, el FC Barcelona optará a todos los títulos hasta el último momento, con un peldaño más de compromiso el éxito estaría asegurado.
Por otra parte y a pesar de recortar en dos puntos la desventaja respecto al eterno rival, la opciones de este Barça de revalidar el título de Liga, no salen precisamente reforzadas después de esta jornada. Cómo es lógico el clásico del Bernabeu decidirá en gran parte el desenlace de este campeonato, pero a falta de ver como responde en los próximos encuentros un Atlético fatigado e inmerso también en la lucha por la Champions, el Real Madrid tiene la sartén por el mango en cuanto a sensaciones y calendario se refiere. El Barça de no hace demasiado tiempo, fue capaz de sentenciar la Liga en el Bernabeu dos temporadas consecutivas, pero desgraciadamente para nuestros intereses, ese Barça tan solo aparece a día de hoy, muy de vez en cuando, y es evidente que si los de Martino quieren levantar el trofeo, en el clásico del 23 de marzo deberán mostrar su mejor versión. Pero más allá de la victoria o no en el coliseo blanco a los azulgrana le esperan salidas complicadas como Villareal o Espanyol, donde los pericos un año más volverán a mutar genéticamente para convertirse en un equipo mucho más peligroso del que resulta ser las 37 jornadas de Liga restantes. Estoy de acuerdo en que el derrotismo y el pesimismo no son factores nada favorables para afrontar los retos que uno se propone, pero si estos rozan lo que creo que es una realidad deben ver la luz a modo de precaución, y mi realidad ahora mismo no es otra que ser plenamente consiente de que ganar en el Bernabeu no te da la Liga y perder te la quita, ojalá me equivoque.

 

Un pensamiento sobre “Envidia colchonera”

  1. Esta vez no estoy de acuerdo con lo que apuntas: que el Atlético de Madrid afrontó el derbi al límite es un hecho innegable, pero ese derroche (que creo les pasó factura en la recta final del choque) no puede verse como algo habitual, sino como algo puntual. Es cierto que desde la llegada de Simeone la actitud de los colchoneros ha pasado a ser uno de sus mayores activos, pero en sus dos últimas salidas sin ir más lejos (Almería y Osasuna) la actitud que mostraron no se puede ni comparar con la que mostraron en el derbi, algo que considero lógico ya que la motivación no puede ser la misma; este concepto llevado al Barça sería comparable a la actitud de los azulgrana en el partido de Manchester donde las sensaciones que dieron fueron muy positivas y en cambio en los dos siguientes partidos ante la Real especialmente y en el segundo tiempo ante el Almería esas sensaciones cambiaron de manera drástica.
    Respecto al favoritismo en la liga tampco estoy de acuerdo en que tanto sensaciones como calendario favorezcan al Madrid; durante todo el año el Madrid no ha sido capaz de ganar en ningún campo de los equipos de la zona alta y su juego tampoco es de los que se recuerdan con el paso de los años, y sí bien es cierto que el hecho de jugar en casa les da cierta ventaja, los 9 partidos que restarían hasta el cierre del campeonato podrían no ser tan favorables al Real Madrid con salidas a Anoeta o el Sanchéz Pizjuan, que a mi entender son más complejas que las de el Madrigal o Cornellà… aunque quizás sea muy optimista… o no. Buena entrada, sigue así.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *