12

Final Four EHL Champions League

12
A partir de mañana sábado tendrá lugar en el Lanxess Arena de Colonia la Final Four de la EHL Champions League de balonmano con cuatro de los equipos más poderosos del continente en busca del mayor cetro europeo. En la primera semifinal, el campeón de la Liga española, el FC Barcelona se enfrentará al campeón de la Liga polaca, el Vive Targi Kielce, y en la segunda semifinal, el más que probable campeón de la Liga alemana, el THW Kiel (a falta de dos jornadas para finalizar la Bundesliga tiene dos puntos de ventaja y el average respecto al segundo clasificado, el Rhein-Neckar Löwen) se medirá al campeón de la Liga húngara, el MKB Veszprém.

Los cuatro participantes de la Final Four lograron el primer puesto en sus respectivos grupos clasificatorios que otorgaban el factor campo tanto en octavos como en cuartos de final sin demasiados agobios; en la ronda de octavos solamente el Kielce debió emplearse a fondo para superar al Montpellier francés, y en la fase de cuartos las eliminatorias fueron más apuradas para los favoritos (a excepción del Barcelona que pasó por encima de los croatas del Zagreb) aunque sin llegar a sufrir por su clasificación.

El duelo que abrirá la doble sesión entre el Barcelona y el Kielce se presenta muy equilibrado, aunque el potencial azulgrana es algo superior en todas las líneas y debería llevarse el triunfo si es capaz de maximizar sus virtudes. El conjunto catalán ha sido el máximo goleador de la competición, basando su poderío ofensivo en la mejor primera línea del balonmano mundial: el central francés Nikola Karabatic, el lateral diestro macedonio Kiril Lazarov y el lateral zurdo bielorruso Siarhei Rutenka conforman una tripleta completísima que aporta físico, lanzamiento, creación de juego e incluso defensa (sobre todo por parte de Karabatic y Rutenka); los extremos Víctor Tomás y el islandés Gudjon Sigurdsson así como el pivote danés Jesper Noddesbo no llegan a un nivel tan excelso como el de su primera línea, pero son jugadores de primer nivel que convierten al Barcelona en una apisonadora a nivel ofensivo con una media de más de 33 goles por choque. La defensa, por su parte, se basa en tres pilares bien definidos: el francés Cédric Sorhaindo y Viran Morros son los encargados de cerrar el centro de la defensa y tratar de facilitar el trabajo de uno de los mejores porteros del mundo, el bosnio/qatarí Danijel Šarić, un portero que ya ha demostrado ser capaz de ganar una Champions casi por si solo si está inspirado.

El Kielce, que aporta la columna vertebral de la mejor selección polaca de la historia, basa su ataque en el certero tiro exterior deKarol Bielecki, Michał Jurecki y el croata Denis Buntić, todos ellos dirigidos por el esloveno Uroš Zorman, pero su juego tiene otra variante muy importante, la que aporta el mejor pivote del mundo, el español Julen Aguinagalde que si bien no anota muchos goles si es capaz de provocar exclusiones que revierten en el bien del equipo. La defensa del conjunto polaco suele basarse en un 6:0 muy físico basado en un bloque muy compacto que dificulta mucho la circulación de juego rival; la última línea de defensa la ocupa Sławomir Szmal, un portero de garantías pero algo por debajo del nivel de la portería azulgrana.

La segunda semifinal entre Kiel y Veszprém dará lugar a un duelo más equilibrado aún que la primera semifinal y, si hay que dar un favorito, el conjunto alemán sería el elegido más por su condición de local que por su superioridad en el juego.
El conjunto alemán basa gran parte de su juego de ataque en el central español Joan Cañellas, el talentoso croata Domagoj Duvnjak y el tremendo lanzador serbio Marko Vujin pero su defensa puede ser el factor clave, ya que la baja de su portero titular, el sueco Johan Sjöstrand, puede afectar a la confianza de sus compañeros si sus dos sustitutos, el veteranísimo noruego Steinar Ege y el probable titular, el sueco Andreas Palicka (que dejará el club a final de temporada) no son capaces de cubrir ese vacío.

El Veszprém, por su parte, depende sobremanera en ataque del goleador serbio Momir Ilić, que luchará por ser el mayor goleador de la competición con el azulgrana Lazarov, aunque el cerebro del equipo es el central español Chema Rodríguez y su jugador más importante a todos los niveles es la estrella local László Nagy. En defensa, su mayor especialista es el pivote Timuzsin Schuch, aunque la clave es la dupla en portería que forman dos porteros de altísimo nivel, el croata Mirko Alilović y Roland Mikler, que van rotando durante los partidos en una estrategia que está dando buenos resultados al conjunto húngaro.

Se presenta una Final Four igualadísima, y a buen seguro que serán pequeños detalles los que determinen el campeón la tarde del domingo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *