La cruda realidad

11
A la octava fue la vencida y no solo el Barça vio perforada su portería por primera vez esta temporada, sino que además los primeros goles encajados desembocaron en la primera derrota en partido oficial de la era Luis Enrique. Un PSG con las bajas de Ibrahimovic, Lavezzi y Thiago Silva sonrojó a un Barça endeble en defensa que arrastró durante todo el encuentro el lastre de una fragilidad preocupante en las jugadas a balón parado, un grave defecto que quedó patente en años pasados y que albergábamos la esperanza de haber erradicado al menos en parte con llegada de un nuevo técnico. La altura de los jugadores azulgranas es la que es, la llegada de Mathieu puede haber aumentado la media de centímetros de la plantilla un tanto, pero eso no consigue frenar a equipos que basan gran parte de su potencial atacante en la estrategia y en la eficacia por alto de algunos de sus hombres. Si en este caso el conjunto galo hubiera dispuesto de Thiago Silva e “Ibra” la sangría hubiera podido ser mayor aun, no obstante el conjunto barcelonista también ha tirado de casta y no ha dejado que los hombres de Laurent Blanc se despegaran en el marcador, demostrando un poder de reacción del que no gozaba el equipo la temporada pasada con Gerardo Martino en el banquillo. En apenas siete días el equipo ha emprendido un viaje poco plácido con diversas fases de turbulencias, en Málaga el Barça nos mostró algo que nos era familiar pero que todavía no habíamos visto esta temporada, la impotencia y la falta de recursos se apoderó del equipo para firmar tablas e intentar olvidar cuanto antes una segunda mitad de partido para el olvido. En el Camp Nou ante el Granada las nubes dejaron paso a los claros para hacer creer al aficionado culé que lo ocurrido tres días atrás había sido una simple anécdota, algo que ganaba credibilidad con una goleada que devolvía las aguas a su cauce. Pero lo peor estaba por llegar, sobre el cielo de París, una bolsa de aire hacía caer en picado el vuelo majestuoso de un Barça, que debido al descenso fulgurante, vuelve a tocar de pies en el suelo.

12
La derrota en el Parque de los Príncipes tiene muchos culpables, de hecho Luis Enrique declaraba en sala de prensa que “la derrota es de todos”. Para empezar Marc Andre Ter Stegen no ha estado acertado en jugadas puntuales del partido que le han costado un tanto al equipo, Jordi Alba y Dani Alves han mostrado su peor versión en una noche aciaga en la que Lucas Moura y Pastore han sido un auténtico quebradero de cabeza para ambos laterales, tanto Mathieu como Mascherano no han rayado al nivel al que nos han acostumbrado en sus anteriores apariciones, y Rakitic y Pedro han tenido en la noche de hoy una actuación decepcionante que hace descender al croata del pedestal donde le había colocado la afición azulgrana, y que sentencia al canario ante su triste arranque de temporada. Para más inri, el FC Barcelona no encajaba tres goles en Champions League desde el 0 a 3 que recibió de manos del Bayern Munich en la semifinales del torneo la temporada 2012/13 con el tristemente desaparecido Tito Vilanova en el banquillo, un dato que dice algo en favor de Gerardo Martino y su sistema defensivo, y en contra de “Lucho”.

13
Como se dijo en su día las derrotas acabarían por llegar, mientras los puntos se sumaron de tres en tres las alabanzas caían una tras otra, ahora que se ha cosechado un triunfo, un empate y una derrota en los tres últimos encuentros, las dudas y las críticas empiezan a asomar la cabeza, algo previsible y que ocurre cada vez que el banquillo barcelonista recibe un nuevo inquilino. Ni el Barça era un equipo invencible cuando se ganaba sin encajar tantos, ni ahora se ha convertido en el Barça de Gaspart por perder un partido y empatar otro, seamos razonables y demos tiempo a los que trabajan para dar forma a un proyecto que se puso en funcionamiento hace apenas tres meses. Lo único preocupante por ahora, es que después de haber sacado pecho sobre las grandes labores defensivas llevadas a cabo que nos permitían ser el único equipo que no recibía goles, nos encontramos con que entre los dos equipo de mayor entidad con los que se ha enfrentado el Barça (Villarreal y PSG) han logrado perforar la portería culé en tres ocasiones y han estrellado tres balones a madera,algo que se debe corregir a contrarreloj si tenemos en cuenta que en menos de un mes, la defensa azulgrana deberá visitar el Santiago Bernabeu y vérselas con un equipo potente a balón parado y demoledor a la contra con Cristiano y Bale. Los resultados que coseche el Barça antes de aterrizar en Madrid pueden ser engañosos debido a la poca entidad de los rivales, de manera que para intentar el asalto a al “Casablanca” no queda más que persistir con la filosofía del trabajo y el esfuerzo de Luis Enrique, bueno….eso y como no encomendarse a la misma ayuda divina de siempre, que sea lo que D10S quiera.

14

Un pensamiento sobre “La cruda realidad”

  1. Desde luego no ha sido el mejor partido del Barça esta temporada, y el mejor adversario al que se ha enfrentado esta campaña le ha puesto en más dificultades de las esperadas visto el buen inicio azulgrana; el partido en el Bernabeu dentro de tres semanas servirá para comprobar la capacidad del equipo ante rivales poderosos y si lo de esta noche no ha sido más que un mal día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *