La “garra” tumbó a los “leones”

11
Pocas semanas después de que el equipo cerrara una pretemporada algo insulsa, el casillero del Barça en liga nos muestra un pleno de victorias. Tres triunfos en las tres primeras jornadas de campeonato, que resultan incluso más valiosos por las sensaciones que han dejado los azulgranas que por los puntos conseguidos. Tres meses atrás el Barça de Martino era un conjunto desdibujado, falto de confianza en si mismo y completamente falto de ideas tanto dentro del campo como desde su dirección técnica. En poco tiempo Luis Enrique ha logrado transformar una apatía alarmante en una “garra” que se ha convertido en el santo y seña del grupo, una garra que el aficionado barcelonista recibe con los brazos abiertos tras la decadente imagen ofrecida por el equipo no hace demasiado. Ante el Athletic, con empate a cero en el marcador y la segunda mitad ya avanzada, el público del Camp Nou seguía disfrutando de un buen partido de fútbol y de la magnífica actitud de sus jugadores, dejando de algún modo en segundo plano el resultado del partido, algo que demuestra la impotencia que vivió la afición culé en el tramo final de la pasada campaña.
Y es que las cosas no pasan por casualidad, es evidente que en cualquier deporte el factor suerte siempre juega un papel importante, no obstante muchas veces la suerte es para quien la busca y no para el que la espera sentado. Hace unos meses es probable que las victorias frente a Villarreal y Atheltic se hubieran convertido en un resultado negativo, puesto que ambos encuentros se han complicado hasta convertirse en verdaderas pruebas de fe para los hombre de Luis Enrique. Pruebas que el equipo ha superado con sobresaliente, demostrando una entrega y una constancia que desgraciadamente no tenía hace un tiempo, algo que ha adquirido de un hombre que las destila a raudales y que ocupa el banquillo del FC Barcelona.

12
La victoria ante los hombres de Ernesto Valverde significa mucho más que tres puntos. Es el premio al trabajo bien hecho y a dejar la piel sobre el campo, y todo esto después de un parón por partidos internacionanes, factor que siempre ha causado estragos en el rendimiento de los jugadores que forman la base de este equipo.
Más allá de las victorias este Barça parece haber recuperado su identidad, una cultura del trabajo que tantas alegrías trajo con Pep Guardiola desde la banda, algo que no asegura el éxito pero sí una conciencia tranquila ante las derrotas que puedan llegar y ante las cuales lo único que aporte algo de consuelo sea no poder reprochar nada a los jugadores.

13
Por otra parte parece que las migrañas futbolísticas han decidido coger el puente aéreo para instalarse en el Santiago Bernabeu, donde tras ganar la Supercopa de Europa hace unas semanas todo parecía de color de rosa. James y Kroos fueron fichajes que el madridismo aplaudió, al igual que en su día aplaudieron los de Figo, Ronaldo, Beckham o Zidane, la única diferencia es que estos últimos llegaron a Chamartin para suplir a jugadores de inferior nivel, muy al contrario de los que ha ocurrido con el colombiano y el alemán, que no logran ni por asombro hacer olvidar a Xabi Alonso y Di Maria. El milagro de “la décima” consiguió alargar la presidencia de Florentino Perez al igual que un calmante consigue aliviar el dolor durante unas horas, pero el Madrid sigue siendo el equipo sin rumbo de la pasada campaña, algo que con varias carambolas puede alzarte como campeón de Europa, pero jamás de una competición que premia la regularidad. Los de Ancelotti aspiran igualmente a todo, pues la calidad individual de sus jugadores así lo dice, pero el ambiente enrarecido que se vive en el coliseo blanco con los silbidos a Casillas y Benzema, la dependencia extrema de Cristiano Ronaldo y la opinión extendida que habla del destrozo que ha llevado a cabo Florentino sobre un equipo que levantó la Champions hace apenas tres meses, hace, indicar que este será un año movidito en la “Casa Blanca”.

Por cierto, a todos aquellos que se alegraron de la derrota del Real Madrid frente al Atlético, entre los que como es evidente yo me incluyo, he de decirles que quizás sería más beneficioso para los intereses azulgranas animar a los blancos en sus duelos con los colchoneros, pues por si nadie se ha dado cuenta, los de Simeone son los actuales campeones de liga y rival a batir por los aspirantes, solo han perdido dos partidos de los últimos diez disputados ante su vecino rico (ambos en la pasada Copa del Rey) y el Barça fue incapaz de doblegarlos en los seis duelos de la temporada pasada, habrá que empezar a hace cambios en nuestra lista de prioridades, de lo contrario quizás sean los rojiblancos los que vuelvan a salir ilesos de la guerra histórica entre azulgranas y merengues.

14

 

Un pensamiento sobre “La “garra” tumbó a los “leones””

  1. Si es verdad que la situación tiene buena pinta y ademas el calendario acompaña puesto que en los cinco próximos partidos de liga, los rivales no deberían suponer un gran obstáculo para llegar al campo del Madrid como mínimo con esta ventaja de seis puntos y en situación de dar un golpe sobre la mesa en el Bernabeu.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *