12

La liga es historia, Xavi es leyenda

12
La liga ya es historia. Aquel torneo que se puso tan cuesta arriba en su día, fue entregado al capitán del FC Barcelona en una última jornada marcada, como de costumbre, por el contraste de sentimientos entre los equipos que han logrado sus objetivos y los que, para desgracia de sus seguidores, han visto como el trabajo realizado durante 38 jornadas no ha servido para evitar la tragedia del descenso.
Y es que la competición de la regularidad premia precisamente eso, ser capaz durante una infinidad de semanas de sumar los puntos necesarios para alcanzar las metas fijadas a principio de año. El Eibar realizó una primera vuelta para enmarcar. Con uno de los presupuestos más bajos de la primera división se convirtió en el equipo revelación de la liga, algo que tras una segunda mitad de campeonato trágica, no ha logrado evitar que los vascos volvieran a la división de plata consternados ante tal varapalo.
Almería y Córdoba acompañan a los azulgranas en las plazas de descenso. Un descenso del que se han librado sobre la bocina tanto Granada como Deportivo, con especial atención a los gallegos que supieron aprovechar a la perfección su invitación a la fiesta culé, para acabar puntuando en unas condiciones que el destino les quiso poner de cara.
Athletic, Villarreal y Sevilla lograron billete para la próxima Europa League, en la cual pueden haber tan solo dos equipos españoles si los andaluces conquistan la final de la antigua Copa de la Uefa que tienen pendiente, algo que les otorgaría el honor de pasar a engrosar el número de clubes que disputarán Champions League sin ningún tipo de eliminatoria previa.
Las cuatro primeras plazas del campeonato se han repartido entre los equipos más en forma del torneo. El Valencia de Nuno Espirito Santo alcanzó el objetivo de disputar la máxima competición europea en los últimos minutos de la jornada, mientras que el Atlético de Simeone aseguró el tercer lugar con un empate consentido por locales y visitantes en Granada, en una temporada donde los rojiblancos no pudieron repetir la perfección que rayaron el pasado año y que les llevó a pelear por todo hasta el último suspiro de la campaña.

13
Y como no podía ser de otra manera la liga volvió a la normalidad colocando en sus dos primeros puestos a Barça y Madrid. Dos equipos igualados en cantidad de puntos pero enormemente distanciados en cuanto a sensaciones se refiere. Con el pitido final en el Santiago Bernabéu daba comienzo un verano movido en la “casa blanca”, desde ahora y hasta que dé comienzo la próxima temporada, Florentino Pérez debe llevar a cabo una nueva revolución en el conjunto merengue que consiga hipnotizar una vez más al seguidor madridista, ante un nuevo desaguisado deportivo del mandamás blanco. Con la chequera a modo de péndulo, el presidente del Real Madrid deberá encargarse de mantener bajo control a toda una masa social que deberá observar con impotencia, como en la dos próximas semanas el eterno rival lucha por un nuevo triplete.
En Can Barça el silbato final determinó algo muy distinto. Con él llegó el momento de poder levantar la liga, un trofeo que quedó en segundo plano ante la magnitud del homenaje a un jugador como Xavi Hernández. El adiós del mejor centrocampista de la historia culé llega en un momento merecido, en el marco inmejorable que supone poder celebrar un título tan importante como el que se ha conseguido y con el objetivo de lograr dos trofeos más que puedan ser elevados al cielo por una leyenda viviente de este club.

14
Xavi ha demostrado ser el mejor dentro y fuera del campo. Admirado por todos sus compañeros de profesión deja tras de si un auténtico manual futbolístico que servirá como legado para futuras generaciones, unos jóvenes que tras ver en acción a jugadores como Iniesta, Messi o el mismo Xavi, descubrirán impertérritos que es posible compaginar la virtud de ser un crack mundial con comportarse dentro y fuera del terreno de juego como una persona humilde y sencilla.
Tras 17 años en el primer equipo azulgrana, el de Terrassa ha experimentado vivencias totalmente opuestas. Xavi creció mostrando ya algo distinto en el Barça de Van Gaal, un equipo donde el juego de toque debía pasar obligatoriamente por sus botas. Sufrió como nadie los peores años del club, donde las malas decisiones en los despachos y los despropósitos deportivos a punto estuvieron de costarnos la salud. Con Rijkaard en el banquillo tuvo la fortuna de disfrutar de nuevo con los éxitos del equipo, pero también la desgracia de sufrir una grave lesión que lo mantuvo apartado de los terrenos de juego varios meses. Y precisamente cuando la mala gestión de vestuario del técnico holandés volvió a hundir en la miseria al conjunto azulgrana, llegó el punto de inflexión para el jugador egarense. La posibilidad de abandonar Barcelona fue real, pero la llegada de Pep Guardiola al banquillo del Camp Nou logró retener a Xavi en su casa, quien mostró su mejor versión durante los siguientes años resultando una pieza clave en los éxitos del mejor Barça de la historia.
Xavi se despidió entre lágrimas de la que ha sido su afición, con el deseo y la esperanza de que dentro de 15 días pueda volver a reunirse con ellos por última vez. La Copa del Rey y la Champions League pueden ser el final perfecto para un relato conmovedor, una temporada donde la liga parecía un imposible y donde el adiós de Xavi era irrevocable, una liga que ya es historia y un Xavi que ya es leyenda.

15

Un pensamiento sobre “La liga es historia, Xavi es leyenda”

  1. Así es como deben ser reconocidos por el barcelonismo referentes como Xavi. Ojalá Iniesta, Piqué, Messi o Busquets puedan tener el mismo reconocimiento en un futuro. Sería una muestra de estar haciendo las cosas de manera correcta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *