11

La que se avecina

11
Poco o nada tiene que ver este artículo con la conocida serie de televisión que triunfa en Telecinco, no obstante el título de la misma refleja a la perfección la sensación de inseguridad que siente mayoritariamente la afición del FC Barcelona, ante los futuros compromisos que debe afrontar el equipo. Haciendo un resumen rápido de los últimos partidos de los azulgranas encontramos que en Madrid el Barça mereció perder y perdió, en el Camp Nou frente al Celta mereció ganar y perdió y ante Ajax y Almería no mereció ganar y ganó, una trayectoria completamente desconcertante que a pesar de haber desembocado en dos triunfos consecutivos, no solo no consigue disipar dudas sino que las reproduce a ritmo de record.
En el Estadio Juegos Olímpicos del Mediterráneo ha vuelto a ocurrir lo que ya vimos el pasado miércoles en Amsterdam, nuevamente el rival del conjunto barcelonista se ha hecho dueño y señor del partido durante los primeros 45 minutos. Un equipo netamente inferior como el Almería no solo ha sido capaz de maniatar “todos” los recursos atacantes del Barça de Luis Enrique, también se ha permitido el lujo de disputarle la posesión del balón y de ponerse por delante en el marcador, todo ello en una primera mitad bochornosa de un equipo que es una simple caricatura del que vimos a principio de temporada.

12
Afortunadamente para nuestros intereses, el pasado verano aterrizó en Barcelona un jugador que ha resultado vital para que el Barça no saliera humillado de Almería, y que se diferencia de la mayoría de la plantilla en una cosa, “el hambre”. Luis Suárez se pasó de “hambriento” el pasado mundial, pero a día de hoy todo seguidor culé debe agradecer el poder disponer del delantero uruguayo en un grupo infestado de jugadores autocomplacidos con los éxitos cosechados y poco motivados con la posible consecución de los que están por llegar. El “charrúa”se ha echado el equipo a la espalda para que las portadas de los periódicos deportivos de la mañana siguiente no amanecieran manchadas con sinónimos de la palabra “fracaso”, Suárez no ha logrado todavía estrenarse como goleador con la camiseta azulgrana, pero ante el Almería le ha regalado tres puntos a su equipo con los que apenas nadie contaba en el descanso del partido. Dos asistencias de gol, un travesaño y una sensación de peligro constante han sido las aportaciones del delantero Uruguayo para poder dar la vuelta a un partido donde a excepción de Mascherano, ningún jugador ha estado a la altura.
“La que se avecina” es el pensamiento mayoritario ahora mismo de una afición dolida y decepcionada a partes iguales con el momento actual del equipo, pensamiento provocado ante los inminentes compromisos del Barça en las próximas semanas, donde deberá enfrentarse a Sevilla y Valencia en liga y a todo un PSG en Champions, donde estará en juego la primera plaza del Grupo F. Por si esto fuera poco el que quiera padecer sudores fríos tan solo tiene que avanzar hasta el mes de Enero, donde a primeros de año el Barça debe visitar el Vicente Calderón para pocos días después librar una hipotética batalla a doble partido con el Real Madrid por un puesto en las semifinales de Copa del Rey. Y para rizar el rizo en Febrero llegará la eliminatoria de octacvos de final de la Uefa Champions League, donde de no hacer los deberes ante el PSG en breve (algo perfectamente posible a día de hoy), el Barça de Luis Enrique deberá jugarse el acceso a cuartos ante un rival temible a ciencia cierta y con el factor campo en contra.

13
Si hay algo que está claro es que este equipo está incapacitado a día de hoy para marcarse otro objetivo que no sea el partido a partido. La filosofía de Simeone viene como anillo al dedo para el presente de un Barça que debe fijarse como meta el sacar adelante el siguiente compromiso que haya en el calendario y poco más, una metodología un tanto triste por no tener nada que ver con el pasado más reciente del club pero tan respetable como necesaria en estos momentos. Como se suele decir “vamos despacito que vienen curvas”, el terreno empieza a complicarse y el que fuera en su día un coche de alta gama se ha convertido con el paso del tiempo en un utilitario oxidado, un vehículo que no aporta ni mucho menos la seguridad necesaria para poder afrontar con éxito una travesía larga y dura como la que será la temporada 2014/15.

Un pensamiento sobre “La que se avecina”

  1. Si tuviera que definir la situación actual del Barça con una palabra esta seria desconcierto, ya que al ilusionante comienzo de campaña del equipo ha seguido un periodo difícil de definir, con problemas en todas las líneas y, lo que es peor, la sensación de que no hay un diagnóstico para atacar los problemas del equipo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *