LEO MESSI: EL JUGADOR 10

Los que llevamos toda una vida siguiendo al F.C.Barcelona hemos podido ver con nuestros propios ojos a los mejores jugadores del planeta vistiendo la camiseta azulgrana. Además también hemos oido hablar de otros tantos a los que no hemos podido seguir por que triunfaron en el Barça hace ya muchos años. De Kubala y Cruyff se dicen maravillas, cada uno tenía sus distintas virtudes que hacían levantar al espectador del asiento al ver como se desenvolvian sobre el terreno de juego, y por eso ambos estan reconocidos como dos de los mejores jugadores de la historia del futbol. De la historia mas reciente también sobresalen nombres como los de Schuster o Maradona a los que los tiempos no acompañaron para que triunfasen en el Barça como su calidad hacía esperar. Y de la época moderna pues los brasileños acaparan practicamente todo el firmamento de estrellas que han dejado al Camp Nou con la boca abierta. Primero llego Romario, un jugador nada amigo de los entrenamientos y del esfuerzo físico pero que con su magia y facilidad para convertir las jugadas intrascendentes en gol acabó por dejar al público culé rendido a sus pies. Después desembarcó en Can Barça Ronaldo, un chico joven que prometía pero que cargaba con la presión de igualar las cifras goleadoras de Romario, no solo las igualó si no que las superó sin estragos y demostró durante la única temporada en la que lo pudimos disfrutar una explosividad y un desborde que nos dejó totalmente patidifusos.

Tras la venta de Ronaldo al Inter el Barça decidió fichar a otro brasileño, Rivaldo, que fué para mi uno de los jugadores mas completos que han pasado por el club en toda su historia. Rápido, inteligente, habilidoso y goleador lo convirtieron en el baluarte del equipo y pieza indispensable para conseguir los éxitos que el Barça cosechó durante aquellos años.

Y por último la llegada de Ronaldinho devolvió la sonrisa a un Camp Nou que llevaba apagado varios años. El “gaucho” con una demostración de talento y explosividad devolvio al equipo a la élite del panorama futbolístico y si hoy estamos donde estamos es en gran parte gracias a el.

Todos ellos han tenido muchas cosas en común, pero sin duda la mas importante es que sus nombres sobresalen entre todos los jugadores que han pasado por el club en sus mas de cién años de historia. Es evidente que me dejo muchos nombres propios como el del mismísimo Guardiola o infinidad de jugadores de la cantera que han dado innumerables tardes de júbilo al estadio, pero los que hemos nombrado tenian algo distinto, magia, eran diferentes del resto. Y entre ellos hay un nombre que aun esta por encima de los citados, Leo Messi.

Leo es a buen seguro el mejor jugador de la historia del Barça para la mayoría de culés, quizás por que es un jugador de la cantera, quizás por que le hemos visto crecer como futbolista o quizás simplemente porque es lo mejor que han visto nuestros ojos en todos los años que llevamos viendo futbol.

Sin duda Carles Rexach no podía imaginar que cuando redactaba un improvisado contrato en una servilleta de papel de un restaurante de Barcelona para poder atar al joven argentino a la disciplina blaugrana estaba brindando a todos los culés la oportunidad de disfrutar del mejor jugador de la historia durante muchos años.

Leo tuvo problemas de crecimiento a causa de la falta de hormonas que lo regulan y el club se hizo cargo del costoso tratamiento consiguiendo que Leo lograra así una estatura media normal, algo que Messi siempre ha agradecido abiertamente.

 

Leo despuntó todos los años que jugó en las categorias inferiores del F.C.Barcelona dejando tras de si todo tipo de elogios de los entrenadores que lo habian tenido bajo sus órdenes, hasta que llegó a debutar con el primer equipo en un amistoso en Diciembre de 2003. En la temporada 2004-2005 aparece esporadicamente con los hombre que entrenaba Rijkaard y consigue su primer gol en un encuentro que encarrilaba la Liga para los azulgranas, el Barça vencía 2-0 al Albacete y Leo conseguía superar al portero con una vaselina que sentenciaba el encuentro. Pocos meses después su actuación estelar en el trofeo Joan Gamper ante la Juventus de Fabio Capello dejó boquiabierto a este, quien llegó al extremo de pedir la cesión del joven argentino aquel mismo dia y de viva voz. Esa misma temporada irrumpe en los onces titulares del primer equipo formando parte del mismo definitivamente y empujando al banquillo en el mismísimo Santiago Bernabeu a Giuly que venía siendo titular desde principios de año. El Barça se pasea en Chamartín y con un 0-3 de escándalo y una mas que notable actuación de Leo este pasa a ser fijo para los esquemas de Rijkaard.

A raiz de ahí Messi empieza a sufrir un calvario de lesiones musculares que no cortan su progresión pero afectan a su rendimiento y a su confianza personal. Por aquel entonces es un jugador totalmente explosivo y algo individualista. Sus arrancadas endiabladas le provocan roturas fibrilares que le persiguen durante los dos siguientes años, además los exitos deportivos no acompañan al club que después de conseguir su segunda Champions sufre una caida en picado tanto en su juego como en su lucha por los títulos.

Y tras la temporada 2007-2008 la marcha de Frank Rijkard  marca un punto de inflexión en la carrera de Leo Messi por un único motivo, la llegada de Pep Guardiola. Con el cambio de entrenador salen del équipo jugadores que habian dejado de aportar cosas positivas al equipo y que no parecian ser una buena influencia para el argentino, como es el caso de Deco y Ronaldinho, y ante la marcha de pilares básicos y fundamentales del equipo y del vestuario Guardiola entrega a Leo la responsabilidad de liderar el proyecto que iba a coronar al equipo como el mas triunfal de la historia del club.

La demostración de como los compañeros o el entrenador pueden influir en un jugador es el cambio radical que Leo ha demostrado en estos últimos cuatro años, donde ha dado auténticos recitales de como jugar al futbol. El Messi que hace unos años se dedicaba a zigzagear con el balón dejando tras de si contrarios ahora es un jugador de equipo que da y recibe el balón con facilidad y soltura llegando a convertirse en un auténtico pasador con asistencias que firmarian el mismo Guardiola o Laudrup. El Messi frágil que sucumbía ante las lesiones musculares se ha convertido en un jugador de acero que llega a jugar infinidad de encuentros sin descanso alguno y sin rastro de molestias o dolencias. Y el Messi que se escondía tras la sombra de Ronaldinho o Eto’o es ahora el estandarte de este Barça triunfal hasta el punto de haber ganado tres balones de oro.

Durante la era Guardiola muchos jugadores han resurgido de sus cenizas como el Ave Fenix, pero sin duda el caso del argentino ha sido el mas espectacular. Leo es  el mejor jugador del momento sin que nadie lo dude, y para muchos el mejor de la historia. Ni tan siquiera los seguidores madridistas se atreven a negar el reinado de Messi, y es que la superioridad es tal que sus posibles argumentos no tendrian solidez. Aun nos quedan muchas tardes y noches por disfrutar viendo a Leo sudar nuestra camiseta pero lo que nadie podrá ya arrebatarme es el poder afirmar que yo pude ver a D10S jugando al futbol, yo pude ver a Leo Messi.

Un pensamiento sobre “LEO MESSI: EL JUGADOR 10”

  1. Poco que añadir a lo que has comentado: el mejor jugador que he visto en mi vida, del tema del mejor de todos lo tiempos siempre es complicado establecer un baremo justo para comparar épocas y maneras de jugar a fútbol, pero en los últimos 25 años yo no he visto nada parecido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *