11

Mayweather – Pacquiao: Decepción mayúscula

11
Han pasado casi seis días desde que el estadounidense Floyd “Money” Mayweather y el filipino Manny “Pacman” Pacquiao se enfrentaron en el MGM Grand de Las Vegas con la unificación de los títulos del peso welter en juego en el, a posteriori mal llamado, combate del siglo.

El combate se presentaba como la pelea más esperada desde los tiempos de Mike Tyson y toda la expectación por una pelea de la que se venía hablando desde hacía seis años resultó en un cúmulo de cifras exageradas a todos los niveles: bolsas para ambos púgiles, derechos de televisión alrededor del mundo, precios de las entradas, precios del PPV,… diferentes aspectos que no hicieron sino aumentar la ya de por si enorme expectación por el duelo.

Un duelo que respondió a la máxima taurina “corrida de expectación, corrida de decepción”. Manny Pacquiao, como es costumbre, trató de imponer un fuerte ritmo a sus acciones para presionar a Floyd Mayweather, pero solo fue capaz de llevar a cabo su plan durante la primera mitad del combate aunque la iniciativa siempre corrió de su cuenta; Mayweather, por su parte, no se desvió ni un ápice del estilo que le ha llevado a ser uno de los mejores púgiles de todos los tiempos: una de las mejores técnicas defensivas que jamás se ha visto, apoyada por sus movimientos felinos y su fabuloso juego de pies, un uso científico del jab que le permite puntuar de un modo casi más propio del boxeo amateur que del profesional y su capacidad para agarrarse o huir para salir de una situación peligrosa sin mostrar la más mínima preocupación por los abucheos con que suele obsequiarle el público.

Bajo estas premisas se desarrolló una pelea con pocos momentos destacables y que desembocó en una clara victoria a los puntos de Floyd Mayweather.
La previa del combate había venido acompañada de un enorme revuelo, y la decisión de otorgar una clara victoria al púgil norteamericano inició el revuelo posterior al combate. Muchos, entre los que me incluyo, pensaron que la decisión iba a ser mucho más igualada, y si acaso iba a ser Manny Pacquiao quien se llevara el gato al agua por su mayor voluntad ofensiva, pero los que se mostraron de acuerdo con la decisión de los jueces contaban con un argumento demoledor: Floyd Mayweather lanzó más golpes que su oponente y sus golpes fueron más efectivos, y siguiendo la regla número uno de este deporte “pegar y que no te peguen” la victoria de “Money” debe considerarse justa. Además, la mayor parte de los grandes púgiles del momento (como el argentino Sergio “Maravilla” Martínez) se han mostrado de acuerdo con la puntuación. En lo que todo el mundo del boxeo se ha mostrado de acuerdo ha sido en calificar el combate como decepcionante.

Y cuando parecía que los ecos sobre la polémica referentes a la puntuación del combate se apagaban ha surgido una nueva controversia. Manny Pacquiao peleó lesionado en un hombro y su recuperación puede mantenerle alejado de los rings por espacio de un año. En un primer momento parecía que este argumento no era más que una excusa para justificar su derrota, pero con el paso de los días ha pasado a ser un motivo para una posible revancha que Floyd Mayweather no parecía dispuesto a conceder e incluso a suponer un problema legal para el púgil filipino que podría ser acusado de perjurio por afirmar que se encontraba al 100% antes de la pelea. Habrá que ver cómo se desarrolla este conflicto y los que le puedan acompañar, y de llegar una posible revancha solo cabe esperar que el ruido no se quede fuera del cuadrilátero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *