Mucho genio, poca figura

Foto: Abc.es

El Real Madrid se impuso en el Nuevo Arcangel gracias a un penalty en el último suspiro de encuentro. Los de Ancelotti demostraron que no atraviesan por su mejor momento y Cristiano Ronaldo fue expulsado por roja directa, en un partido en el que demostró una vez más que sus modales dentro del terreno de juego dejan mucho que desear.

El Real Madrid sufrió de lo lindo para sumar los tres puntos en su visita a Córdoba, el conjunto dirigido por Miroslav Djukic recibía al líder tras sumar tres jornadas sin conocer la derrota y se encargó de dejar bien claro que el Madrid de Ancelotti no es el torbellino futbolístico de hace unas semanas. De no haber logrado el triunfo en el Nuevo Arcangel, el equipo blanco hubiera sumado tan solo dos victorias en sus últimos seis encuentros, una preocupante racha de resultados que no se ha convertido en realidad, gracias a un penalty señalado a su favor en los últimos instantes de partido y que Gareth Bale se ha encargado de materializar.

A pesar del titánico esfuerzo de los locales, los cuales han tenido contra las cuerdas al Real Madrid con el 1 a 1 en el marcador mandando un balón al travesaño, una vez más el conjunto merengue ha sacado adelante un partido donde no ha sido merecedor de la victoria, convirtiendo en realidad esa sensación que transmite en ciertos partidos la cual suele autoconvencer al espectador de que en cualquier jugada y sin saber muy bien como, acabarán desnivelando la balanza a su favor.

Pero más allá del desenlace final del choque, la imagen que será recordada del Córdoba – Real Madrid no será otra que la de Cristiano Ronaldo abandonando el terreno de juego del Nuevo Arcangel tras ser expulsado por agredir a un contrario. El actual Balón de Oro ha vuelto a mostrar a los millones de niños que veían el partido en sus casas, qué no se debe hacer en un campo de fútbol, propinando una patada sin balón a un defensor del Córdoba que le ha costado la expulsión. Pero como no podía ser de otra manera, la fechoría del luso no acabó ahí, abandonando el césped y ante los insultos y abucheos que le dedicaba el público local, el jugador portugués ha decidido sacarle brillo al escudo de campeón del mundo que luce el Real Madrid en su camiseta, en un nuevo gesto de prepotencia y de mala de educación, que desgraciadamente no sorprende a nadie.

Tras el encuentro, CR7 publicaba en la redes sociales un mensaje en el que reconocía su error, muy probablemente en busca de rebajar la sanción que debería imponerle el comité de disciplina, las agresiones siempre son sancionadas con un mínimo de dos partidos, aunque bien sabemos que la justicia no es igual para todos. Mientras esperamos a que se dicte sentencia alguien debería explicarle al que supuestamente fue el mejor jugador del 2014, que los días en que a uno no le salen las cosas es cuando realmente se ve a los fueras de serie, pues recuerdo a Messi abandonando cabizbajo algunos partidos debido a un bajo rendimiento, pero jamás propinando patadas al rival sin balón y mucho menos mofándose con alevosía del publico rival, Cristiano un consejo…menos genio y más figura.

Un pensamiento sobre “Mucho genio, poca figura”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *