17

Mundial Rugby 2015

17
Ayer por la noche dio inicio la octava edición de la Copa del Mundo de Rugby que se disputará en Inglaterra y Gales con la victoria de Inglaterra sobre Fiji por 35 a 11; hasta finales del próximo mes de octubre 20 selecciones divididas en cuatro grupos lucharán por suceder a Nueva Zelanda en el trono del rugby mundial.

El grupo A ha sido definido de manera unánime como el grupo de la muerte ya que cuatro de sus integrantes están entre los diez primeros del ranking mundial.

Australia se perfila como uno de los favoritos al título tras vencer, hace menos de dos meses, el Rugby Championship (antiguo Tri Nations) superando a las potencias del hemisferio sur, aunque a causa del mundial el torneo fue más corto de lo habitual y Australia jugó en casa ante Suráfrica y Nueva Zelanda. Con solo un año en el cargo, el seleccionador Michael Cheika ha enderezado el errático rumbo de los Wallabies, pero a su vez, ese escaso margen de tiempo preparando el torneo puede ser su punto débil ante otras potencias que han completado varios años de preparación de cara a este torneo. De todos modos, con jugadores como Israel Folau, posiblemente el mejor zaguero del mundo, y una delantera liderada por David Pocock y el capitán Stephen Moore, Australia tiene opciones al título, aunque su primera prueba de fuego será ganar en la fase de grupos a Inglaterra y Gales a domicilio.

Inglaterra, bajo el mando de Stuart Lancaster, lleva cuatro subcampeonatos consecutivos en el Seis Naciones y se empiezan a escuchar voces que hablan más del mundial de 2019 que del actual. El XV de la rosa espera que sus campeones del mundo sub 20 en 2013 y 2014 acaben de desarrollarse, pero eso no va a suceder para esta edición de la Copa del Mundo. Pese a todo, el factor campo debe elevar el nivel de juego de los ingleses y si alguno de sus jóvenes talentos, como el medio apertura George Ford o el ala Anthony Watson, son capaces de explotar las opciones inglesas podrían llevarse lejos en las eliminatorias.

Gales ha llegado al torneo con mal pie, ya que antes empezar la competición dos de sus puntales, Rhys Webb y Leigh Halfpenny, se han quedado fuera por lesión. El entrenador Warren Gatland, famoso por sacar el máximo de lo que tiene, deberá exprimir más aun sus activos con el joven ala George North al frente, pero parece difícil que pueda plantar cara a Australia e Inglaterra y hacerse con una plaza para cuartos de final.
Fiji mantiene su estilo basado en la fortaleza física y el juego espectacular a la mano propio del rugby a siete que les hace ser uno de los equipos favoritos del público. Su estrella, el ala Nemani Nadolo puede ser una de las sensaciones del torneo y ya ha sido bautizado como el nuevo Jonah Lomu, pero la fortaleza de sus rivales hace muy difícil que Fiji tenga aspiraciones reales en este mundial.

Uruguay cierra el grupo A tras superar a Rusia en la repesca por la última plaza en el mundial, y para una selección formada por jugadores semi-profesionales el mero hecho de participar y evitar grandes palizas es todo lo que se les puede pedir.

18
En el grupo B Suráfrica es el máximo favorito, y uno de los favoritos al triunfo final, pero su actuación en el Rugby Championship con tres derrotas (especialmente sangrante la debacle contra Argentina) y ciertas dudas por el estado físico de veteranos como Jean de Villiers o Fourie du Preez entre otros generan ciertas dudas entre los Springbocks; pese a todo el grupo es más que asequible para los surafricanos, y si jóvenes como el centro Damian de Allende dan un paso al frente Suráfrica puede llegar muy lejos en el torneo.

Escocia, pese a contar con una de las peores generaciones de su historia, debería llevarse la segunda plaza del grupo. Durante el pasado VI Naciones Escocia no fue capaz de ganar un solo partido y la única esperanza para el XV del cardo es la nacionalización de los surafricanos Willem Nel y Josh Strauss. De todos modos, Escocia deberá dar todo lo que tiene si no quiere tener alguna sorpresa desagradable.
Samoa podría ser la sorpresa en este grupo, con una selección llena de jugadores de las ligas europeas y un estilo muy vistoso típico de las islas del Pacífico, el equipo liderado por George Pisi, uno de los mejores centros de la liga inglesa, puede superar a Escocia y meterse en los cuartos de final.

Japón albergará la próxima edición de la Copa del Mundo en 2019 y espera dar un paso al frente en esta edición. El antiguo seleccionador australiano Eddie Jones lidera este proceso, y de la mano de varias nacionalizaciones en puestos clave, Japón ha mejorado su nivel de manera evidente. El año pasado fueron capaces de superar a Samoa de forma holgada, y si todas las piezas encajan, podrían tener ciertas opciones de llegar a cuartos de final.

Estados Unidos apunta a cerrar este grupo, ya que más allá de algunos jugadores destacables jugando en Europa, su delantera no tiene la capacidad necesaria para hacer frente a selecciones de mayor nivel.

20
En el grupo C, Nueva Zelanda apunta como el mayor candidato a la victoria final y reeditar su triunfo de 2011. Con jugadores como Richie McCaw, Dan Carter, Julian Savea,… cualquier cosa que no sea la victoria final será un fracaso en el país del rugby. La única pega es que el cuadro apunta a un duelo con Francia en octavos y los franceses han sido la bestia negra de los All Blacks en los mundiales. Pese a todo Nueva Zelanda debería llevarse su grupo con facilidad y llegar muy lejos en el torneo.

Argentina, pese a su reciente triunfo ante Suráfrica, no tiene el talento de los Pumas del 2007 que fueron terceros en la Copa del Mundo. Forman un bloque muy compacto pero con escasos relevos de calidad y, pese a que deberían ser segundos de su grupo, no se espera que vayan mucho más allá.
Tonga tiene un estilo similar al de sus vecinos Fiji y Samoa, pero su equipo parece demasiado veterano (25 de sus 31 convocados son mayores de 27 años) para mantener el ritmo de juego que les caracteriza y probablemente estén más cerca de ceder ante Georgia que de inquietar a Argentina.

Georgia está emergiendo en Europa y ya es el mejor equipo fuera del VI Naciones. Basados en una delantera muy física y en el talento de jóvenes como el centro Merab Sharikadze o el medio apertura Vasil Lobzhanidze, quien podría convertirse en el primer jugador de la historia en jugar un mundial con 18 años, Georgia aspira a superar a Tonga e incluso inquietar a Argentina.

Namibia es posiblemente el equipo más débil de la competición y su único objetivo es lograr su primera victoria en un mundial, aunque el objetivo no parece fácil de conseguir.

22
El grupo D es el que presenta mayor igualdad por la primera plaza, aunque Irlanda parte con ventaja. El XV del trébol ha llegado a cuartos en seis de sus siete participaciones anteriores y este año es su gran oportunidad de dar un paso más. Pese a algunas dudas en los partidos de preparación, los ganadores de los dos últimos VI Naciones parecen estar un paso por delante de Francia y con su juego compacto (aunque poco espectacular) deberían liderar su grupo y llegar a semifinales por primera vez en su historia.

Francia afronta el mundial con cierto pesimismo; su seleccionador Philippe Saint-André llega muy contestado al evento y sus talentosos jugadores son capaces de lo mejor y de lo peor. Durante la preparación han pasado de vencer a Inglaterra de manera convincente a estar a punto de perder con Escocia en solo una semana y esta impredictibilidad hace casi imposible tratar de predecir lo que puede hacer el XV del gallo en este mundial.

Italia, pese a llevar ya varios años compitiendo en el VI Naciones no acaba de llegar al nivel de sus competidores; pese a la fuerza de su delantera y al talento de sus tres cuartos, con Michele Campagnaro al frente, siempre parece faltar algo a los italianos, y no parece que vayan a cambiar las cosas en este mundial.

Rumania ha logrado clasificarse para todas las Copas del Mundo, y su juego basado en la fuerza de su delantera va ganando enteros a nivel europeo y debería estar por delante de Canadá; aspiran a superar a Italia, pero se antoja difícil que puedan llegar a ese nivel.

Canadá cierra el grupo D y sus opciones pasan por superar a los rumanos, pero mientras los europeos van en ascenso, Canadá no ha evolucionado demasiado su juego y apuntan a cerrar su grupo de no mediar sorpresas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *