NBA: En busca del anillo

11
A partir de la próxima madrugada y durante dos meses aproximadamente tendrán lugar las eliminatorias que decidirán el campeón de la NBA de la temporada 2014/15. Vamos a analizar las diferentes series de playoff que determinaran quien sucede en el palmarés a los fabulosos San Antonio Spurs del curso pasado.

CONFERENCIA OESTE

Golden State Warriors – New Orleans Pelicans. El equipo con mayor número de victorias en la temporada regular, los Warriors, tratarán de imponer su tremendo juego de ataque liderado por el probable MVP Stephen Curry y Klay Thompson; los Pelicans, por su parte, bastante han hecho con llegar a las rondas eliminatorias y solo Anthony Davis parece en condiciones de plantear problemas a la defensa de los Warriors. De no mediar gran sorpresa se espera una serie cómoda para los de Oakland.

Houston Rockets – Dallas Mavericks. El duelo tejano se presenta claramente favorable a Houston. De la mano de James Harden (el otro gran candidato a MVP) Houston ha hecho una gran temporada y no parece que ningún jugador de los Mavericks pueda defenderle uno contra uno, además, la vuelta de Dwight Howard dota a los Rockets de un contrapunto interior que puede hacer daño a unos Mavericks veteranos y con escasa predisposición a la defensa; el intento de revitalizar el equipo con la llegada de Rajon Rondo a mitad de curso no ha dado el resultado esperado y Dallas, pese a la clase indudable de hombres como Dirk Nowitzki, no parecen en la posición de hacer gran cosa ante los Rockets.

Los Angeles Clippers – San Antonio Spurs. La serie estrella de esta primera ronda. Los Clippers, dirigidos por Doc Rivers, llegan en un gran momento a estos playoffs, con Blake Griffin recuperado, Chris Paul al mando y unos roles bien establecidos que todos sus hombres están cumpliendo a la perfección, pero que decir de San Antonio, que tras unos incios algo titubeantes por las lesiones de hombres clave como Tony Parker o Kawhi Leonard han llegado al momento clave de la temporada con el piloto automático y si son capaces de jugar al nivel que demostraron hace un año, nadie será capaz de batirles.

Portland Trail Blazers – Memphis Grizzlies. Portland se ha desinflado en la recta final de la temporada y no tendrá el factor pista en ninguna eliminatoria. LaMarcus Aldridge y Damian Lillard son dos jugadores de máximo nivel pero no disponen de gran ayuda del resto de sus compañeros, mientras que Memphis debería usar su mayor disposición de talento, con Marc Gasol y Zach Randolph en el interior y Mike Conley por fuera para controlar a unos Blazers que suelen llegar cansados a estas alturas del año por la falta de rotaciones habitual de su técnico Terry Stotts. Memphis debería llevarse la serie en no más de seis duelos.

12

CONFERENCIA ESTE

Atlanta Hawks – Brooklyn Nets. Serie muy descafeinada a priori entre Hawks y Nets; Atlanta ha sido la gran revelación de la temporada, consiguiendo el mayor número de triunfos de la historia de la franquicia basándose en un juego muy socializado, a imagen de los Spurs (su técnico Mike Budenholzer fue asistente de Popovich), que llevo a cuatro de sus titulares al All Star; por su parte Brooklyn se limitó a cumplir el expediente y, pese a ser el equipo que más paga en salarios de la liga, solo pudo clasificarse el último día de la fase regular tras una derrota de Indiana; veteranos como Joe Johnson o Deron Williams no ha justificado sus contratos y solo Brook Lopez o el sorprendente rookie croata Bojan Bogdanović han aportado algo a unos Nets que más pronto que tarde deberían estar de vacaciones.

Cleveland Cavaliers – Boston Celtics. Otra eliminatoria poco igualada a priori; los Cavaliers tardaron un tiempo en poner a punto su maquinaria (a mitad de año su record bordeaba el 50% de victorias) pero cuando LeBron James y Kyrie Irving tomaron las riendas el equipo despegó y fue alcanzando a todos sus rivales de conferencia (excepto Atlanta); Boston, por su parte, siguió un camino opuesto al de los Nets, y con uno de los peores equipos de la liga y sin estrellas de relumbrón ha hecho una temporada tremenda (gran labor del joven entrenador Brad Stevens) , ganando 15 partidos más que el curso anterior con un equipo, a mi juicio, peor y plantándose en las rondas eliminatorias sin nada que perder y dispuesto a dar guerra a los Cavs que, pese a todo, no deberían pasar muchos apuros.

Chicago Bulls – Milwaukee Bucks. Otra eliminatoria más que no se presenta muy igualada; de hecho el único factor que podría igualarla serían las lesiones que han lastrado a los Bulls todo el curso, ya que solo Pau Gasol ha quedado al margen de los contratiempos físicos entre los hombres claves de Chicago y, de entre estos hombres clave, Derrick Rose es el factor más desequilibrante (de estar realmente sano) en unos Bulls en los que su entrenador Tom Thibodeau también peca de quemar demasiado a sus hombres (quizás por ahí vienen tantas lesiones). En el otro lado, los Bucks son el equipo más joven de la liga y la labor de Jason Kidd ha sido destacable, pero los de Milwaukee no disponen de hombres determinantes y promesas como Giannis Antetokounmpo o Michael Carter-Williams no parecen listas todavía para grandes empresas.

Toronto Raptors – Washington Wizards. La única serie igualada en el Este. Toronto dispone del factor campo pero Washington tiene mayor talento en términos globales. La única franquicia canadiense basa su juego en la fortaleza exterior de Kyle Lowry y DeMar DeRozan pero los Wizards les pueden igualar con John Wall y Bradley Beal y en el interior imponerse con el brasileño Nene y con Marcin Gortat ya que Toronto solo puede oponer a Jonas Valanciunas. Se mire como se mire serie tremendamente igualada aunque Washington podrín imponerse en una serie larga.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *