No Messi, No party

11
El FC Barcelona logró una temporada más el acceso a los cuartos de final de la UEFA Champions League. Por octavo año consecutivo, el club azulgrana volverá a estar entre los ocho mejores equipos del continente lo cual resulta una prueba evidente del estratosférico nivel demostrado por el conjunto barcelonista en la última década. La victoria por la mínima sobre el Manchester City ha otorgado el pasaporte a los hombres de Luis Enrique para formar parte del bombo que designará los cruces de la siguiente ronda, donde aguardan rivales de envergadura como Bayern Munich o Real Madrid y otros mucho más asequibles como Oporto o Mónaco.
La victoria del Barça sobre el City ha quedado corta para los méritos de uno y otro equipo, a pesar de que eran los hombres de Manuel Pellegrini los que debían salir en busca del partido estos tan solo pudieron tomar las riendas del encuentro en momentos contados, coincidiendo con pequeñas bajadas de intensidad de un conjunto culé que ha vuelto ha demostrar que atraviesa por el mejor momento de la temporada.
En los primeros 45 minutos el equipo liderado por un inconmensurable Leo Messi sacó al City de su envoltorio, lo miró con deseo y lo devoró como un niño devora su merienda. El argentino dio una exhibición brutal de recursos, asistiendo a Rakitic en el único tanto del partido con un pase diagonal marca de la casa y realizando rápidas transiciones que tan solo podían ser paradas por los ingleses por lo criminal. Además de sobresalir como de costumbre en el juego asociativo el astro de Rosario también volvió locos a los “Cityzens” con diversas jugadas individuales que provocaron el asombro entre el público, en definitiva una actuación memorable de Leo y del resto del equipo en una primera mitad donde tan solo faltó afinar la puntería de cara a puerta.

12
En la segunda parte las fuerzas se nivelaron, los hombres de Luis Enrique jamás especularon con el tiempo y el marcador pero un Manchester mejor colocado que en los primeros 45 minutos dificultó un tanto más la hasta entonces sencilla labor de los azulgranas. Las ocasiones claras volvieron a ser más constantes en el área visitante, pero un inconmensurable Joe Hart logró con una memorable actuación que el conjunto inglés no encajara un resultado mucho más abultado del que reflejó el marcador final.
El Barça fue superior al Manchester City en el global de los 180 minutos y en los dos parciales de 90, al igual que ocurriera la temporada pasada el conjunto barcelonista ha sido justo vencedor de la eliminatoria más atractiva de los octavos de final de Champions, algo que si seguimos fijando la mirada en la anterior campaña no es ni mucho menos garantía de éxito en Europa. El Barça de Martino cayó con justicia en cuartos ante el Atlético de Madrid, y si bien es cierto que aquel equipo y este tienen las misma similitudes que el sol y la luna, dentro de un mes nadie sabe donde ni como estará el equipo.

13
Con los deberes hechos en la competición más importante del año, ahora sí toca fijar la mirada en un compromiso crucial que, de saldarse con victoria, puede significar un paso de gigante hacia la consecución de un título de vital importancia. Aquel Barça irregular que llegó a desquiciar a más de uno hace unos meses llega al “Clásico” como líder de la competición, con una trayectoria envidiable tanto en Copa como en Champions y con un Leo Messi que destila fútbol por los cuatro costados. La decadencia del Real Madrid y de su jugador franquicia en los últimos encuentros se hace más evidente ante la trayectoria totalmente opuesta de su eterno rival y de su estrella. Messi ha destapado el tarro de las esencias para llevar en volandas al equipo hasta el liderato de la Liga BBVA, recuperándole una cantidad importante de goles a un Cristiano Ronaldo que ante la impotencia de ver como es rebasado se ve obligado a maldecir a sus compañeros cuando estos anotan un gol. Un “Clásico” es un “Clásico”, y como tal puede ofrecernos cualquier cosa, pero a día de hoy teniendo en cuenta el presente de ambos equipos y con el atenuante del estado de forma soberbio de Leo Messi, quien recuerda a aquel jugador que corría detrás del balón con las mismas ganas que un colegial lo hace en el recreo, quien no dé al Barça como favorito puede ser considerado como un ser irracional.
La suerte que corran los hombres del Luis Enrique variará en función del rendimiento del argentino, con Leo enchufado como hasta hoy el Camp Nou puede ser una auténtico festival, si por el contrario el crack rosarino no tiene su noche entonces la suerte está echada, sin Messi no hay fiesta, “No Messi, No party”

2 pensamientos sobre “No Messi, No party”

  1. Muy buen artículo. Y muy de acuerdo con lo de Messi. Está a un nivel increíble, la primera parte de ayer simplemente genial. Si está a este nivel el Domingo… el Madrid poco puede hacer.

    Me gusta tu blog, yo tengo uno de deportes. Te he añadido a mi blogroll, me gustaria que me añadieses al tuyo tambien. Este es:

    http://tecnicaindividual.blogspot.com/

    Un saludo!!

  2. El Barça ha superado con claridad al Manchester City y si es capaz de superar al Real Madrid el próximo domingo, la perspectiva del resto de la temporada sería difícilmente mejorable. De Messi no hace falta decir nada más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *