Objetivo Triplete (3ª Parte)

13
Somos inmensamente afortunados. Es algo que no debemos olvidar a pesar de que los éxitos del FC Barcelona en los últimos tiempos, han convertido en algo habitual el hecho de celebrar títulos temporada tras temporada. Los que nacimos en la década de los ochenta, empezamos a tener uso de razón junto al mejor Barça que se había visto hasta la fecha, el Barça de Cruyff. Sin ser capaces de entender que lo que vivimos con el holandés en el banquillo era extraordinario, contemplamos desolados los años posteriores en que aquel equipo de ensueño se fue consumiendo hasta convertirse en ceniza. Sufrimos como nadie la tortura que significó la llegada de Joan Gaspart a la presidencia azulgrana, convirtiendo su mandato en un larga travesía por los desiertos de la mediocridad y el desaliento, años en que tocaba observar con tristeza e impotencia como el Real Madrid elevaba hasta nueve su palmarés de Copas de Europa.
Los blancos no tenían rival en un Barça que apenas podía luchar por disputar la máxima competición continental, un objetivo francamente desolador para una afición que años atrás había saboreado las mieles del éxito con una primera Champions League que se había resistido cerca de 90 años.
Un tal Ronaldinho Gaucho escribió la primera página de un cuento de hadas que con el paso del tiempo nos devolvió la felicidad. Aquel brasileño alegre y extrovertido regaló tal salto cualitativo al Barça de Laporta, que el presidente culé decidió tirar la casa por la ventana, económicamente hablando, para rodear al carioca de jugadores de primera fila. Aquel equipo nos inundó de confianza, la magnífica sensación vivida una década atrás volvía a estar presente entre nosotros, la sensación de ser los mejores, y acompañados por un jovencísimo Leo Messi aquel grupo conquistó la segunda Champions, ni más ni menos que 14 años después de que Koeman nos brindara la primera.

14
El Barça acaba de levantar su quinta Copa de Europa, hecho que lo convierte junto a Liverpool y Bayern Munich en el tercer club más laureado del continente en esta competición. Ha levantado la “orejona” tres veces en los últimos siete años, pero lejos de dejar su auténtica proeza ahí, lo ha hecho junto a un número incesante de títulos que lo han convertido en la envidia del continente. Al triplete conseguido en su día por Pep Guardiola hay que sumarle el de Luis Enrique, algo que convierte a este Barça en el único conjunto que ha logrado sumar los tres títulos en más de una ocasión, y si además de todos estos datos tenemos en cuenta que la proeza se ha llevado a cabo con un juego atractivo y vistoso, todo halago se queda corto para definir la labor de este grupo.
La Juve no lo puso fácil, demostró sobradamente que su presencia en la final no era una casualidad, cerrando las bocas que todo aquel que aseguraba que el partido sería un simple trámite culé. El Barça ha aprendido a sufrir, una de las pocas cualidades que no formaban parte de su lista de aptitudes es ahora una nueva arma azulgrana. Los barcelonistas sufrieron de lo lindo con el 1 a 1, pero no le perdieron la cara al encuentro convencidos de que tarde o temprano la calidad individual y colectiva desnivelaría la balanza a su favor.

15
Para alcanzar la finalísima de Berlín hubo que dejar en el camino a tres campeones de liga europeos. Todos ellos favorecían el juego del Barça y acabaron mordiendo el polvo con estrépito, pero el que aguardaba en Berlín era precisamente todo lo contrario. Con el triunfo ante la Juve, máximo exponente del fútbol que más incomoda a los de Luis Enrique, la teoría de que este equipo es ahora mismo imparable deja de ser una creencia para convertirse en una realidad.
Y es que nadie pudo imaginarlo en su día, cuando en Berna se escapó la primera en la final de los dichosos postes cuadrados, cuando en Sevilla se esfumó la segunda de manera traumática y dolorosa, cuando mucha gente que ya no está tuvo que esperar más de una década para poder celebrar un título, o cuando una dictadura convertía en misión imposible la tentativa de ganar una liga. Emocionado, extasiado, feliz y orgulloso puedo decir bien alto que por segunda vez en siete años he podido disfrutar de la mejor temporada de la historia de este club, algo que muchos socios y seguidores ansiaron en su día y no tuvieron la suerte de vivir. Este triplete es de todos, de aquellos que vivieron los peores años del barcelonismo sin llegar a poder disfrutar de esta época gloriosa, también de aquellos que conocen las miserias de pasado y que ahora gozan enormemente de este presente azulgrana, y por supuesto de los que como yo tenemos la suerte de haber visto tan solo lo mejor, los Barça de Cruyff, Rikaard, Guardiola, Vilanova y Luis Enrique. Felicidades a todos los seguidores barcelonistas, volvemos a ser campeones de Europa y eso amigos, aunque en los últimos años pueda llegar a parecer algo normal, hay que celebrarlo como es debido. Copa!! Lliga!! Y Champions!!

 

16

Un pensamiento sobre “Objetivo Triplete (3ª Parte)”

  1. Tras el triplete con Guardiola pensaba que no volvería a ver algo parecido en mi vida, y solo 6 años más tarde se ha repetido… esperemos que el Barça pueda corregir los aspectos institucionales que no se han hecho correctamente y asentar su dominio en los próximos años para que el siglo XXI siga siendo el del Barça.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *