11

Oda a Leo Messi

11
Hace apenas siete días se cumplían once años del debut de Leo Messi con el primer equipo del FC Barcelona. Un Barça huérfano de estilo y calidad se medía al Oporto de Jose Mourinho en un encuentro amistoso, un duelo que carecía de importancia para una afición azulgrana desangelada con los pésimos resultados del equipo en las anteriores campañas. A pesar de que la derrota del Barça ante los lusos pasó desapercibida para todos, aquella noche se escribió la primera página de un bonito relato donde las emociones, los sentimientos y el fútbol en estado puro se convirtieron en protagonistas pasando a formar parte de nuestras vidas durante más de una década. Y es que nadie podía imaginar que uno de los jugadores que saltaron al césped del Estadio do Dragao aquel día, lograría algunos años más tarde erigirse como el máximo goleador de la historia de la liga española, con más de 250 goles a sus espaldas. Desde entonces y hasta día de hoy, Messi ha agotado los calificativos para definir sus portentosas cualidades futbolísticas, ha conseguido que durante mucho tiempo, y a pesar de contar con la competencia de un jugador de las características de Cristiano Ronaldo, incluso la afición del eterno rival reconociera la supremacía del argentino en el panorama internacional, una interminable cosecha de éxitos tanto a nivel colectivo como individual que se han visto engrosados este pasado sábado, con un record que durante 60 años ha permanecido intacto a la espera de que un fuera de serie lograra superarlo.
La gesta que supone alcanzar y superar a Telmo Zarra adquiere más relevancia al tener en cuenta que Leo Messi no es ni de lejos un goleador nato al más puro estilo de los delanteros centro de los años 50, donde la mayoría vivían unicamente por y para el gol. A diferencia de ellos el argentino ha sido capaz de lograr tan brutal cifra de tantos desde una multitud innumerable de recursos que lo han ido convirtiendo con el paso de los años en el jugador 10.

12
Leo se hizo un hueco en la élite futbolística gracias a una explosividad y un desborde portentosos, cualidades que lo convirtieron en un jugador fundamental para el Barça de Rijkaard pero que al mismo tiempo lastraban su progresión con constantes lesiones musculares. Los continuos problemas físicos hicieron peligrar el futuro prometedor de un jugador llamado a ser algo más que una simple promesa eterna, hasta que las casualidades y el mal momento que atravesaba el equipo tras la campaña 2007/08 quisieron que la figura de Pep Guardiola se cruzara en el camino del joven argentino. Bajo la batuta del de Santpedor, Leo Messi fue adquiriendo nuevos conocimientos sobre el césped que en poco tiempo lo convirtieron en una máquina de generar fútbol, un jugador con las mismas cualidades intactas de las que disponía años atrás y a las que se le añadían una serie de virtudes que se le desconocían hasta ese momento. De la mano de Guardiola, Messi pasó de ser un jugador anárquico y frágil a convertirse en el epicentro del mejor fútbol ofensivo visto jamás, donde no solo era capaz de devastar defensas individualmente sino que además generaba la mayor parte del peligro en el área rival a través de un primoroso juego asociativo con el resto de sus compañeros. A la ya de por si extensa lista de cualidades del de Rosario se le añadieron una puntería milimétrica en las jugadas a balón parado, donde nos ha deleitado durante años y años con auténticos golazos de falta, y unos músculos de acero que lograron convertir a un jugador irregular lastrado por los problemas físicos en el futbolista total que conocemos a día de hoy.

13
Desde que debutara como jugador azulgrana aquel mes de noviembre del año 2003, Leo ha ido dejando atrás paulatinamente a los diferentes “cracks” que han vestido la camiseta del FC Barcelona, los Kubala, Cruyff, Laudrup, Romario o Ronaldinho han visto como Messi ha logrado algo tan complicado como es el hecho de que toda una masa social esté de acuerdo en gritar a los cuatros vientos que el argentino es el mejor jugador que ha pasado por Can Barça.
El record de máximo goleador de la liga se ha producido en un momento un tanto complicado, un presente donde la afición del equipo ha llegado a cuestionar al crack culé tras una temporada pasada decepcionante y un arranque de campaña algo desdibujado. Sin embargo, desde el primer seguidor hasta el último han sabido hacer un pequeño paréntesis en las exigencias que recaen sobre Leo para celebrar junto a él un momento tan mágico como el vivido el sábado en el Camp Nou, una noche de reconocimiento al mejor jugador de la historia del club, quien a la espera de lo que pueda suceder de aquí hasta el día de su retirada, ya tiene asegurado de por vida el agradecimiento de toda una afición entregada al hombre que con su magia devolvió al Barça a lo más alto y lo convirtió en el mejor equipo de la historia del fútbol. Por devolvernos la fe, por hacernos enloquecer con un sinfín de tardes y noches para el recuerdo, por interminables momentos de verdadera magia sobre un terreno de juego, por todo ello y mucho más… mil gracias Leo.

14

Un pensamiento sobre “Oda a Leo Messi”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *