Oficio y beneficio

11
El Barça tuvo que desempolvar el mono de trabajo para sacar adelante un partido complicado en Vallecas. El 0 a 2 cosechado ante los de Paco Jémez pudo parecer previsible, más si tenemos en cuenta que El Rayo Vallecano, a pesar de disponer de uno de los presupuestos más bajos de primera división, se niega a formar parte de la larga lista de equipos que convierten sus duelos frente al Barça en un auténtico “taquigol”, con planteamientos defensivos consistentes en entregar el balón y esperar a que los noventa minutos pasen lo más rápido posible. Un año más, los azulgranas se encontraron en Vallecas con un contrincante que le discutió la posesión, con jugadores que además de maniatar a Xavi, Iniesta y Messi para que no lograran crear jugadas de peligro fueron capaces de poner en apuros a un Bravo que se mostró decisivo de cara a la victoria final. Un rival que tan solo hincó la rodilla cuando Messi y Neymar volvieron a lucir sus galones poniendo tierra de por medio en el marcador, algo que añadido a la posterior inferioridad numérica sufrida por los madrileños, convirtió cualquier posibilidad de puntuar en una auténtica quimera. Hasta el momento en que Leo batió a Toño por primera vez, el combate por puntos pudo ser perfectamente nulo, algo que dice mucho de un club tan humilde y con un sello de identidad que le ha costado muchas goleadas, pero que de momento le sirve para mantenerse en primera división paseándose por todos los campos con la cabeza muy alta. Hace aproximadamente un año, el Barça de Gerardo Martino abandonaba Vallecas con un gesto contrariado, una victoria clara por 0 a 4 chocaba con la extraña sensación que producía haber perdido la batalla por la posesión del balón ante un rival teóricamente inferior. En esta ocasión los tres puntos han vuelta a volar de nuevo hasta Barcelona, pero de nuevo quedando latente que a pesar de las continuas derrotas en los Rayo-Barça, los madrileños consiguen plantar cara a todos los niveles.

12
La clave de la victoria de los hombres de Luis Enrique tiene nombres propios, Messi y Neymar volvieron a dejar claro que ahora mismo son la dupla más en forma del panorama futbolístico internacional, consiguiendo dos goles que se tradujeron en tres puntos más que añadir al casillero de los azulgranas. Por fin el argentino dispone de un escudero de garantías sobre el cual delegar responsabilidades, alguien con quien formar un “tandem” demoledor para los rivales, que por fin se ven obligados a repartir la atención masiva que supone mantener a Leo Messi alejado del marco contrario. La eclosión de Neymar es toda una realidad, tras una primera campaña en Can Barça algo desdibujada y los quebraderos de cabeza que aun a día de hoy provoca su fichaje, por fin parece que el brasileño tomó la alternativa que debe convertirlo en una parte fundamental del Barça de Luis Enrique.
Es evidente que con ambos cracks enchufados el FC Barcelona debe ser un rival temible para cualquier equipo, no obstante esta semana ha quedado claro que la aportación de dichos jugadores puede ser suficiente para ganar a un conjunto de media tabla de la Liga BBVA, pero que no es garantía de éxito en caso de que el que esté delante sea un club puntero del continente europeo.
Después del harakiri defensivo llevado a cabo por la zaga culé en el Parque de los Príncipes, Piqué y Bartra se mostraron solventes en Vallecas. El desplazamiento de Mathieu a la banda izquierda y la presencia de dos centrales de corte semblante dieron buen resultado después de la deblacle del pasado martes, donde el buen trabajo ofensivo que realizó el equipo quedó en nada ante una la desafortunada actuación de los integrantes de la linea defensiva barcelonista.

13

Si bien la defensa recuperó en Madrid una parte del crédito perdido unos días antes, Claudio Bravo zanjó con una soberbia actuación el debate que se había generado en Can Barça sobre quien debía ocupar la portería tras la llegada de dos nuevo guardametas. El chileno tuvo por primera vez trabajo después de seis jornadas de liga en las que los pocos acercamientos de los rivales al área barcelonista fueron la tónica predominante, y solventó con dos soberbias paradas dos disparos que se colaban en el marco culé.
Tras los baches de Málaga y París, parece que el camino vuelve a allanarse para un Barça que dormirá líder de primera división hasta pasada la jornada de partidos internacionales, algo que aportará tranquilidad a la rutina diaria de los pocos efectivos disponibles que le queden a Lucho para trabajar durante estos días. Si bien durante las últimas temporadas tomábamos como una costumbre habitual que el equipo sufriera su bajón anual allá por el mes de febrero para terminar las campañas a un nivel magnífico, esperemos que en esta ocasión este haya decidido adelantarse a finales de septiembre con los tropiezos en La Rosaleda y el Parque de los Príncipes, pues de ser así podríamos disfrutar desde hoy y hasta el mes de junio de un Barça intratable y fiable al 100%.

 

Un pensamiento sobre “Oficio y beneficio”

  1. Partido razonablemente tranquilo el del Barça en Vallecas, facilitado en parte, como bien dices, por el loable estilo que impone Paco Jémez y que supo aprovechar el conjunto azulgrana para ganar sin estridencias pero tambien sin sufrimiento exceptuando las dos meritorias intervenciones de Bravo que apuntas.
    Pasado el parón liguero el Barça tendra dos compromisis asequibles en el Camp Nou (Eibar y Ajax) que deberian servirle de preparación para el duelo del Santiago Bernabeu donde podremos ver el ansiado debut de Luis Suárez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *