Ronaldinho, el ocaso de una estrella

Cuando el 21 de Julio de 2003 el F.C.Barcelona hacia oficial el fichaje de Ronaldo de Assis Moreira también conocido como “Ronaldinho” pocos imaginabamos hasta que punto iba a ser importante la aportación de este jugador en la recuperación de un Barça que atravesaba momentos difíciles. Después de varias temporadas desastrosas con Joan Gaspart en la presidencia del club y habiendo dilapidado cientos de millones de euros en fichajes que lo único que consiguieron fue empeorar la situación, llego a la presidencia Joan Laporta, que empezó con mal pie prometiendo a la afición el fichaje del inglés David Beckam, que por aquel entonces militaba en las filas del Manchester Utd. Poco tardó el Real Madrid en presentarlo a su afición, lo cual encendió los ánimos del público azulgrana que se sintió engañado en las primeras de cambio.

El hecho de que el club blanco se hiciera con los servicios del inglés fue una de la carambolas que devolvió al Barça al estrellato, puesto que con Laporta contra las cuerdas nada mas empezar su mandato  como presidente azulgrana se vio obligado a apostar fuerte por algún fichaje que devolviera la ilusión a los cules. Y ahí es donde comienza la historia de Ronaldinho Gaucho como futbolista legendario que fue hace unos años. Por aquel entonces el brasileño despuntaba en un Paris Saint Germain en el que era la estrella, pero no dejaba de estar en una liga un tanto menor como es la francesa. Cuando se le abrieron las puertas del F.C.Barcelona comenzó una progresión tan brutal como inesperada que le llevó a ganar dos balones de oro en 2004 y 2005 respectivamente.

Su presentación como jugador azulgrana congregó a miles de seguidores que abarrotaron gran parte del Camp nou hasta el punto que fue la presentación mas multitudinaria vivida en el Barça hasta ese momento. De alguna manera daba la sensación que el seguidor culé se aferraba al fichaje de Ronaldinho como última esperanza para derrocar al equipo de ensueño que había formado Florentino Perez al frente del Madrid a golpe de talonario.

Y vaya si lo consiguió, por una parte el Madrid entrenado por Carlos Queiroz hizo una primera parte de temporada para enmarcar, pero se deshincho en la segunda. Eso lo aprovecho el Valencia para alzarse con la liga. Pero sin duda lo mejor de esa temporada fue la explosión de futbol con la que nos deleito el brasileño. Con una plantilla a su lado que dejaba mucho que desear Ronaldinho nos regalo un sinfín de veladas donde su techo parecia no tener fin. Potencia, regate, velocidad, gol y una alegría que contajiaba a propios y extraños. Sin duda para mi su mejor temporada en el Barça. Bien es cierto que el hecho de estar poco acompañado le hacia sobresalir mas de la cuenta pero es que lo que hizo el de Porto Alegre ese año fue increible  y devolvió la ilusión y las ganas de ver a su equipo a miles de aficionados que antes de su llegada esperaban el domingo con mas miedo que ganas.

Cuando Laporta vio lo que había sido capaz de hacer el astro brasileño sin practicamente ayuda durante toda la temporada decidió invertir en la siguiente campaña el presupuesto destinado a las tres siguientes, fichando a jugadores que despuntaban es sus equipos y que tenian hambre de titulos, como el camerunés Samuel Eto’o o el portugués Deco, que ayudaron en gran parte a afianzar el proyecto azulgrana.

El barça empezó a ser una máquina engrasada y todo salia a pedir de boca, en los dos años siguientes se consiguieron 2 ligas, 1 champions league y varios títulos mas de menor importancia. Tras saciar su hambre de títulos el brasileño comenzó a bajar su tono físico y dejo de ser el jugador explosivo e imprevisible que había sido. Se mantuvo en la élite gracias a las jugadas a balon parado, en las cuales era un autentico especialista. Las faltas y los penaltis le ayudaban a aparecer en las estadísticas importantes de la liga, pero la mayoría de seguidores se daban cuenta de que algo no marchaba bien.

Tras dos años en los que su rendimiento dejo mucho que desear, la llegada de Guardiola al banquillo culé sentenció la marcha de Ronnie. Fue despedido con todos los honores, había devuelto la sonrisa a muchos seguidores azulgranas y algunos de ellos aun creían que podía volver a ser el jugador que en su día fue.

El hecho de que fichase por un club como el Milan dejaba abierta la posibilidad de que el brasileño volviera a ser en parte el de antes, puesto que el club italiano es famoso por sus duros entrenamientos y el control que ejercen sobre los hábitos de sus jugadores. ¿¿Quizas  mano dura es lo que necesita?? llegué a preguntarme yo, pero rapidamente se disolvieron las dudas y se pudo apreciar como poco o nada habia cambiado en el. Su paso por Italia fue decepcionante para muchos y decició volver a su país fichando por el Flamengo.

Esta semana se ha publicado que Ronaldinho tras un paso por los tribunales ha logrado rescindir su contrato con el club carioca, de esta manera queda libre y puede fichar por el equipo que mas le convenga. La pregunta que debe hacerse es si vale la pena continuar saltando a los terrenos de juego  a mostrar su decadencia y su lastimosa forma física. Con 32 años a sus espaldas (edad en la que muchos futbolistas están en pleno auge deportivo) y varias temporadas decepcionantes espero que sepa retirarse a tiempo y escuche a los que lo admiramos como lo que fue, un autentico fuera de serie.

La reflexión que saco de todo esto es que aunque te dediques al deporte de élite y seas un superdotado en tu materia, si no eres psicologicamente fuerte como para saber que compañías te convienen o que estilo de vida es mas aconsejable para favorecer tus dotes puedes echar por tierra el don que se te ha otorgado.

Como bien dice el dicho “todo lo que sube debe bajar”, y eso es lo que le ha ocurrido  precipitadamente al astro brasileño, una subida fulgurante hacia el éxito mas rotundo y una caída en picado demostrando que para ser el mejor tienes que trabajar duro cada día. No obstante deja en nuestras retinas innumerables gestos, jugadas, asistencias y goles que ayudaran a que se le recuerde como uno de los mas grandes jugadores de las últimas décadas.

Rey de copas

Tras la pasada final de copa podemos dar por concluida la temporada 2011-2012. El barça fue netamente superior y le bastaron 25 minutos  para sentenciar el encuentro. Una vez mas se demuestra que si el Barça y el Madrid están a un buen nivel no hay equipo en la liga española que pueda crearles problemas. Y eso que el Athletic de Bielsa ha estado toda la temporada a un gran nivel, sobretodo en las competiciones que se decidían por eliminatorias. Hay que sacarse el sombrero ante los leones de San Mames que han demostrado que no hacen falta fichajes de millones de euros para estar luchando hasta el ultimo momento por competiciones prestigiosas como la europa league o la copa del rey. Con un club que solo permite fichar jugadores de la misma comunidad autónoma han conseguido llegar a dos finales que realmente han parecido venirle grandes pero eso no quita que nos hayan dejado a todos con un gran sabor de boca debido a su entrega y compromiso.

Lo mejor de la final sin duda el juego que desplegaron los de Guardiola, presionando desde el primer minuto, y la actuación de Pedro que pareció estar a punto para un reto importante como puede ser la eurocopa de naciones  de Polonia y Ucrania de este verano. El estado de forma que demostró el canario es una gran noticia tanto de cara al europeo como a la próxima campaña puesto que este año su baja forma debido a las continuas lesiones y la rotura de tibia que sufrió David Villa fueron un auténtico  lastre para el equipo azulgrana.

Con este titulo se cierra el circulo que se abrió hace cuatro años ante el mismo rival y en la misma competición, todo comenzó con una copa ganada ante los leones e igualmente así ha terminado. Y entre estos dos acontecimientos un autentico sinfín de recuerdos inolvidables que ha echo de los culés unos auténticos afortunados . Este título además reduce un poco la decepción creada por la pérdida de la liga ante el gran rival y la eliminación en Champions ante un equipo que en ningún momento fue superior.

A partir de este momento comienza lo que yo llamo cada año “la travesía del desierto”, el periodo que va desde que finaliza la temporada presente hasta que da comienzo la nueva a finales de verano, aunque este año promete ser bastante mas llevadera para los amantes del deporte puesto que además de la eurocopa que comienza en pocas semanas  tenemos también unos juegos olímpicos que prometen como siempre dar muchas horas de entretenimiento. Además estas competiciones cuatrienales son siempre un escaparate fantástico para los clubes de futbol ya que en la eurocopa participan tanto jugadores consolidados que buscan despuntar para poder firmar grandes contratos como jugadores noveles que se dan a conocer en estos torneos, y en los juegos olímpicos encontramos jugadores muy jóvenes y practicamente desconocidos que a buen seguro el día de mañana escucharemos con asiduidad en los medios de comunicación.

Una de las dudas que nos queda por desvelar este verano es el estado de forma en el que afronta la selección el reto de revalidar el título de campeona de europa, puesto que con bajas como la de Puyol o Villa y con el bajo estado de forma de jugadores como Torres o la acumulación de partidos que arrastran Xavi e Iniesta parece complicado que puedan dar garantías de éxito en una competición tan dura y exigente como una eurocopa de naciones.

Así que nos espera una verano movidito con competiciones interesantes y rumores de fichajes por doquier, como dirían en Broadway “The show must go on”, el espectáculo debe continuar.

 

El adios de Guardiola

Pase lo que pase mañana en el estadio Vicente Calderón Pep Guardiola cerrará la etapa mas gloriosa de la historia del F.C.Barcelona. Cuatro años que han servido para elevar al club hasta limites insospechados logrando título tras titulo y además consiguiendolo con un estilo de juego que será recordado por muchos años. He de reconocer que cuando Pep anunció su marcha del club pensé que era una mala noticia para la entidad, aunque habiendo pasado un tiempo y recordando como ha ido la temporada realmente pienso que quizá haya sido la decisión mas sensata que podía tomar tanto para el como para su amado barça. El equipo ha dado sensación de estar colapsado psicológicamente durante gran parte del año, además ha dado síntomas de apatía en alguna fases de la temporada. No creo que el hecho de haber ganado tanto en los últimos tiempos les haya creado la famosa “autocomplacencia” que se creó en la era de Frank Rijkaard, ya que Pep es un magnífico gestor de vestuario y no hubiera dejado que los jugadores bajasen su nivel por estar hartos de ganar. Sin embargo a pesar de que el equipo no se ha mostrado tan afinado como en años anteriores la temporada se ha decidido en los últimos partidos, es decir, el Barça no ha estado bien pero ha llegado al final con opciones en todas las competiciones, la final de copa esta por jugar, la liga se decidió en un duelo directo con el Madrid a falta de pocas jornadas para el final, y la champions se alejo de nuestras vitrinas después de dos partidos con un Chelsea encerrado al que se le crearon infinitas ocasiones de gol. De manera que así como en otras ocasiones se llego a esas alturas y se ganó todo, este año no ha salido bien y nos quedamos con las ganas.

A todo esto quiero recalcar que cuando desde algunos medios de comunicación se habla del famoso “fin de ciclo” que tantas veces hemos escuchado deseando explicar con ello que la era triunfal del Barça se daba por terminada, debo decir que en parte les doy la razón, puesto que nos guste o no el ciclo de Pep Guardiola ha tocado a su fin. La diferencia radica  en que el fin de ciclo al que los medios madridistas se refieren es muy distinto al que va a haber en Can Barça este verano. Me explico.

Punto 1: Un fin de ciclo significa un cambio de entrenador, generalmente el entrenador que entra suele ser muy distinto del que sale puesto que se supone que con sus planteamientos no han funcionado bien las cosas. En el Barça es completamente distinto, el entrenador que va a entrar dará continuidad a todo lo que nos ha aportado el que sale.

Punto 2: Un fin de ciclo en toda regla requiere una marcha masiva de jugadores o de pilares fundamentales del vestuario, vease el caso de la marcha de Deco o Ronaldinho en la era Rijkaard o la de Stoichkov, Koeman o Laudrup en la era del Dream Team. Esta vez no es así, es evidente que hay que hacer algunos fichajes y efectuar alguna salida pero en ningun caso dejaran el club jugadores como Messi, Xavi o Iniesta. Es decir, que la columna vertebral del juego del equipo seguira intacta de cara a la proxima temporada.

Punto 3: Un fin de ciclo significa tambien a menudo una ruptura entre el equipo y la afición, cosa que no ocurre tampoco en Can Barça. No puede haber nada mas doloroso para un culé que un Madrid dirigido por Mourinho te gane la liga en el Camp Nou, pues a pesar de ello la afición y el equipo se han unido mas que nunca para despedirse de Guardiola. El crédito que ha ganado esta plantilla da para eso y mucho mas.

Así que es evidente que van a haber cambios en el club pero dentro de una continuidad. A la espera de lo que ocurra mañana en la final de la copa del rey podemos decir que tanto los que hemos distrutado de este Barça como los que lo han sufrido siempre agradeceremos a Pep Guardiola lo que ha aportado al mundo del futbol y no descarto en absoluto que algún día si las cosas no van bien, decida  volver para recordarnos que en el trabajo y el creer en uno mismo esta el secreto del éxito.