Pánico en Concepción

13
La Copa América se ha convertido en uno de los pocos focos de atención para cualquier aficionado al fútbol durante un verano huérfano de Mundial y Eurocopa. Tras un final de temporada para enmarcar, todo seguidor del FC Barcelona sigue con más o menos dedicación los andares de los jugadores azulgranas que han acudido a la cita con sus respectivas selecciones. Con el alivio que supuso para los intereses barcelonistas el hecho de que Luis Suárez no formara parte del combinado uruguayo, debido a la sanción que le fue impuesta tras el famoso mordisco a Chiellini, la preocupación en base a posibles lesiones de jugadores del club en su participación en el torneo se centraron en dos pilares fundamentales del equipo como son Neymar y Leo Messi.
El brasileño recibió una ingente cantidad de patadas en los dos primeros encuentros de la fase de grupos, algo que ante la permisividad de los colegiados con el juego sucio de los rivales acabó por desquiciar al ex del Santos, quien fue sancionado con varios partidos de suspensión por una serie de acusaciones que todavía no se han terminado de esclarecer a día de hoy. El hecho de que Neymar quedara fuera de la Copa América supuso un tremendo desahogo para lo seguidores culés, “Ney” dispondrá de unas merecidas vacaciones tras un año donde ha resultado ser una parte fundamental de los éxitos de su club, de manera que quedar alejado de los terrenos de juego chilenos puede haber sido una nefasta noticia para la selección “carioca” y un motivo de celebración para la entidad que le paga el sueldo.

14
Con Neymar fuera del campo de batalla todas las miradas se centran en el bienestar del mejor jugador azulgrana. Leo Messi sigue esquivando entradas asesinas cual esquiador en un “gran slalom”. Continúa echándose a su selección a la espalda, porque todo un país tiene depositada su fe en él, y porque en anteriores ocasiones no fue capaz de regalarle a su pueblo lo que este tanto le pide. Esta puede ser su Copa América, tan solo restan dos encuentros para que Leo pueda aterrizar en Buenos Aires como un auténtico héroe, un calificativo que se le queda pequeño en Barcelona pero que todavía no ha logrado alcanzar en su país, pero para ello deberá mantenerse en pie a lo largo de dos duras batallas donde el rival es perfectamente conocedor de que sus probabilidades de éxito pasan inexorablemente por parar a Messi por lo civil o por lo criminal.
Serán dos partidos en los que desde el sofá sufriremos de lo lindo por las piernas del crack argentino, ambos se disputarán en la ciudad de Concepción y ambos, en caso de que Argentina supere las semifinales, ante selecciones cuyas defensas están compuestas por auténticos carniceros del fútbol sudamericano. Perú y Paraguay quedan en un segundo término en cuanto a dureza hacia el 10 de la albiceleste, pero la selección chilena, anfitriona del torneo y que se ha encontrado con una inmejorable oportunidad para sumar su primera Copa América, promete ser capaz de cualquier cosa a cambio de poder celebrar ante su afición lo que sería un hito histórico.

15
Nos quedan pues por delante nada más y nada menos que 180 minutos de pánico y sufrimiento, dos encuentros en que el mejor jugador del mundo se dejará la vida por hacer realidad el sueño de su país, dos finales en las que en Barcelona todos rezaremos para que nuestro jugador franquicia regrese tras unas semanas de vacaciones del mismo modo en que se marchó, por su propio pie y con una sonrisa de oreja a oreja.
En Can Barça solo se habla a día de hoy de las futuras elecciones y de las posibles caras nuevas que pueda haber en el equipo la próxima temporada, pero no olvidemos que el verdadero artífice del nuevo triplete conseguido está al otro lado del charco jugándose el físico por unos intereses que francamente a nosotros ni nos van ni nos vienen.
Apaguen las luces, preparen palomitas y dispónganse a gritar, las próximas madrugadas tenemos sesión doble de cine de terror, de aquel que hay que ver tapado con una manta a pesar de estar a punto de entrar en el mes de Julio, el “pánico en Concepción” puede dejarnos más de una noche en vela.

Un pensamiento sobre “Pánico en Concepción”

  1. Creo que la Copa América se puede resumir en una proporción inversa: según han ido avanzando los partidos, han aumentado las entradas sucias, las provocaciones, las peleas,… y ha ido decreciendo, ya de por si escaso, el buen juego.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *