sport

Pecados capitales

sport
Lujuria, gula, avaricia, pereza, ira, envidia y soberbia. Estos son los vicios mencionados en las primeras enseñanzas del cristianismo para educar a sus seguidores acerca de la moral cristiana. Al igual que ocurre en el campo de la religión, el FC Barcelona también sucumbe con asiduidad ante la tentación de una serie de pecados capitales que lo convierten en un equipo vulnerable a la par que corriente. La conjunción de varios de ellos en el encuentro frente al Real Madrid ha desembocado en la “tragedia” que han podido presenciar cerca de 400 millones de personas de todo el mundo en una tarde triste para el barcelonismo. A primera vista una simple derrota en el Santiago Bernabéu por 3 a 1 no debería ser algo preocupante si tenemos en cuenta que los hombres de Luis Enrique continúan en lo más alto de la tabla a pesar del batacazo, no obstante tildar de “tragedia” el partido ante los blancos es debido a que por primera vez en mucho tiempo el Real Madrid ha sido superior al Barça en el cómputo global del encuentro. El conjunto barcelonista ha salido derrotado en diferente duelos con el Madrid en las últimas temporadas, pero casi siempre debido a la mezquindad y a la dureza de los jugadores blancos, en esta ocasión los hombres de Ancelotti han sido igualmente contundentes pero esta vez han trabajado duro para superar al rival en su especialidad, el juego asociativo y las posesiones largas, algo que después de un combate igualado se han llevado a los puntos. Por lo tanto el Barça no ha perdido tan solo tres puntos en esta jornada de liga, ante el Real Madrid y aunque solo sea por 90 minutos, los de Luis Enrique han perdido también su identidad y el estilo de juego que lo ha hecho reconocible en las últimas décadas.
Tras unos primeros 45 minutos donde el Barça ha sido superior ha llegado el cúmulo de despropósitos que ha dejado a los azulgranas en paños menores. Los pecados capitales del barcelonismo han entrado en escena convirtiendo a los culés en reincidentes de esos malos vicios en los que cayó el equipo la temporada pasada y que parecían ya olvidados, demostrando que Luis Enrique tiene todavía mucho trabajo por delante para desintoxicar de manera definitiva al grupo de ciertas recaídas.

REAL MADRID FC BARCELONA  FOTO: JAVI FERRÁNDIZ,
-Balón parado: La lacra del FC Barcelona en los últimos tiempos continúa acechando en cada esquina en forma de córner, falta lateral o centros al área. La llegada de un defensor de envergadura como Mathieu no ha conseguido frenar una sangría que volvió a hacerse evidente en París frente al PSG, dejando claro que la única solución posible para un grupo de jugadores que se muestra incapaz de defender con garantías dichas jugadas es no concederlas.

-Córners a favor: Desde la llegada de jugadores como Cristiano Ronaldo, Di Maria o Bale al Real Madrid, hemos visto repetidas una y otra vez a modo de bucle jugadas en que la defensa de un córner por parte del conjunto blanco, acaba convirtiéndose en un contragolpe demoledor con el que dañar tremendamente al rival de turno. Sabedor de que las posibilidades de éxito en jugadas a balón parado son prácticamente nulas, el Barça ha pecado de pardillo lanzando una y otra vez saques de esquina que eran repelidos con facilidad por Pepe o Ramos y que propiciaban la salida a la contra de la balas blancas, algo que se hubiera podido evitar con saques en corto que aseguraran la posesión del balón y que no dieran opción a tan nocivas jugadas para los intereses azulgranas.

13
-Pasividad ofensiva: Una vez más la pasividad a la hora de buscar recursos atacantes se ha adueñado de los jugadores barcelonistas. Dicha pasividad ha tenido su lógica con el 0 a 1 e incluso con el 1 a 1, pero bajo ningún concepto ha sido aceptable con el marcador en contra. Un trote monótono y poco incisivo ha sido el recurso más usado por Iniesta y Messi a la hora de intentar adentrarse en la defensa amurallada de un Madrid que ya disfrutaba de ventaja en el marcador, algo que nos ha devuelto a las retinas las imágenes del Barça de Martino, aquel equipo impotente que no lograba crear peligro a pesar de estar por detrás en el marcador.

-Descontrol del balón: Perder en el Bernabéu siempre resulta doloroso, pero perder la posesión del balón ante el Real Madrid era algo impensable hace unos meses. La inclusión de Xavi en el once inicial parecía asegurar el manejo del cuero para los de Luis Enrique, pero a la hora de la verdad los peloteros del FC Barcelona tan solo han podido discutirle la posesión a su rival en ciertas fases del partido, algo doloroso y preocupante a partes iguales.

-Espejismo defensivo: Desde hace décadas el Barça ha sido considerado como un equipo con grandes lineas atacantes y defensas algo menos brillantes. Esta temporada las cifras hablaban por si solas, los cero goles encajados en liga evidenciaban una mejora en una zaga que parecía segura a la par que experimentada. Los partidos en París y Madrid han demostrado que tal sensación no era más que un espejismo, y que el bajo nivel de algunos rivales en la Liga BBVA ha propiciado que los números de la defensa culé fueran impolutos. Tan solo Mascherano se ha salvado de la quema con una actuación que ha rozado la perfección.

El fútbol son estados de ánimo, si bien a principio de campaña el Madrid parecía desahuciado tras perder en Anoeta y ante el Atlético en el Bernabéu, hoy parece una máquina engrasada sin posibilidad ninguna de que cometa errores, más o menos lo que ocurría con el Barça hace pocas semanas. Por lo tanto como comentaba “Lucho” en sala de prensa “hay que aprender de los errores”, todo sigue dentro de los previsible en cuanto a números se refiere pero no tanto en cuanto a sensaciones, se puede perder un clásico ante todo un Real Madrid, pero nunca la identidad y la esencia de un equipo.

2 pensamientos sobre “Pecados capitales”

  1. La verdad es que estando de acuerdo con el mensaje y el espiritu de lo que dices, lo de la posesion no es algo que me preocupe. Me encantaria tener un 40% en el Bernabeu y ganar con dos contras, aunque renunciaramos a parte del estilo.

  2. Creo que en la primera parte el Barça ha sido ligeramente superior, pero en la segunda mitad la situación ha cambiado de una manera sorprendente y el equipo no ha hecho nada positivo en ninguna faceta del juego. Tanto a nivel global como individual hay ciertos aspectos que deben mejoran para que la temporada sea exitosa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *