Peor imposible

asDespués de haber visto como el Barça se complica el solo la vida en esta Liga, no puedo evitar empezar a ser pesimista de cara a lo que tenga que venir de ahora en adelante. Hace un tiempo hubiera aprovechado este resultado para cebarme a base de bien con jugadores, entrenador, directiva y hasta con los vendedores de palomitas que circulan por las gradas, pero lejos de sacar la bilis a pasear no quiero tirarme de los pelos todavía. En las últimas cuatro jornadas el Barça ha sumado 5 puntos de lo 12 posibles, ¿Preocupante? No cabe duda, y el problema no es lo que ha pasado sino lo que queda por llegar. El Barça de hoy quedaría eliminado ante la Real Sociedad y no accedería a la final de copa, y probablemente caería humillado en la eliminatoria de Champions frente al Manchester City. Ahora bien el Barça que hemos visto hoy es un Barça completamente desconocido, una caricatura de equipo que no veíamos desde hacía mucho tiempo, por eso no debemos volvernos locos ante la situación, porque el equipo de Martino puede ser mejor o peor que el de Guardiola y Vilanova pero no es el que se ha visto sobre el césped del Camp Nou esta tarde. Evidentemente si los azulgranas siguen poniendo en escena su mala versión, podemos prepararnos porque lo que nos espera no es para nada agradable, pero de la misma manera que ha aflorado un Barça desdibujado podemos esperar que antes de que sea demasiado tarde, el conjunto barcelonista vuelva a ser el equipo que sin maravillar al mundo hizo una primera vuelta para enmarcar.

 

Todo lo malo se pega

busquets

Mi mente no logra recordar un partido del Barça donde ni un solo jugador del once inicial se libre de la quema de una derrota. Consigo vislumbrar encuentros de ahora o de otra época donde el equipo azulgrana ha caído dolorosamente derrotado, pero siempre existe la buena actuación de alguno de los jugadores que se libra de la crítica. Hoy no, no sabría destacar a alguno de los jugadores barcelonistas para bien, hombres como,Valdés, Alves, Messi o Xavi, que nos tienen acostumbrados a una regularidad pasmosa se han puesto de acuerdo para que el barco naufragara a lo grande. El ejemplo más flagrante en cuanto al mal momento que atraviesa la plantilla es el de Sergio Busquets, no se recordar desde su presencia en el primer equipo una mala época para el centrocampista de Badia. Se instauró en la posición de mediocentro manteniéndose bajo mi punto de vista como mejor jugador mundial en su posición año tras año, siendo el jugador mas regular del equipo en una posición básica para el éxito del Barça, por eso ver a Sergio impotente ante una situación desconocida para él como es la falta de finura en sus últimas actuaciones, denota el mal momento que vive este Barça. En el caso de que sea cierto aquello de que “El fútbol son estados de ánimo” esperemos que la depresión en la que está sumido el conjunto culé mejore levemente en las próximas semanas, o mucho me temo que la temporada podría incluso hacérsenos larga.

 

Sin respuesta

BARÇA - VALENCIA. FOTO: © Ignasi Paredes

Todavía estoy esperando. Lo primero que ha pasado por mi cabeza justo después de ver como el Valencia se ponía 2-3 en el marcador, ha sido una sensación de alivio al ver que para poder llevar a cabo la gesta de la remontada disponíamos de 30 largos minutos. No diré que estaba seguro de que el Barça remontaría porque mentiría vilmente, pero si que imaginaba un constante asedio a la portería defendida por Diego Alves en lo que quedaba de partido. Para mi sorpresa e imagino que la de todos los culés, el equipo ha llegado incluso con menos peligro al marco rival de lo que lo había hecho durante todo el encuentro. Además de la desafortunada actuación de todos y cada uno de los jugadores azulgranas que han saltado hoy al terreno de juego, hemos de añadir una preocupante sensación de falta de actitud en algunos compases del partido, que se ha visto resaltada evidentemente por el resultado desfavorable. Todos los que hemos jugado al fútbol sabemos a ciencia cierta que cuando no tienes el día inspirado es cuando más debes intentar suplir esa carencia con un plus físico, algo que hoy no puedo decir de ciertos jugadores de primera fila, que además de dejarse llevar con un resultado a favor mínimo, no han echado el resto cuando tocaba desfondarse sobre el césped.

 

La reflexión

Si todos hubiéramos podido escoger a principio de temporada en que momento debíamos tener la pájara este año, no creo que nadie hubiera elegido estas fechas. A un paso de la final de Copa, y a dos semanas de jugarnos el futuro en Champions League frente al equipo más en forma de la Premier, las sensaciones que desprende el equipo bajaría la libido al mismísimo Julio Iglesias. Yo mismo afirmé en un arranque a lo Sansdro Rey que un Barça con el mejor Messi pasaría la ronda de octavos sin problemas, pero si esto sigue por estos derroteros, antes de 15 días quizás debo entonar el “Donde dije digo digo Diego”, esperemos que no.

 

 

Un pensamiento sobre “Peor imposible”

  1. Estoy de acuerdo a medias con lo que comentas; la primera parte me ha parecido bastante buena, con ocasiones claras y sin que el Valencia se aproximara demasiado al área de Valdés, pero el gol de Parejo al filo del descanso seguido del gol de Piatti tras el reinicio han parecido desubicar al equipo, que como bien dices, ha naufragado a todos lo niveles. Habrá que esperar una mejora rápida porque el calendario en copa, liga y champions no es fácil para el Barça.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *