Real Madrid y Atlético no fallan

Foto: Mundodeportivo.com

Tanto Real Madrid como Atlético saldaron sus respectivos compromisos de liga con sendas victorias, los blancos ante la Real Sociedad y los de Simeone en su visita a Ipurúa lograron sumar tres puntos que obligan al FC Barcelona a superar al Villareal si no quiere verse en apuros.

La jornada del sábado no ha dejado ningún sobresalto en lo que a la parte alta de la tabla se refiere, los dos equipos madrileños tenían compromisos de dificultad media si tenemos en cuenta que la Real Sociedad no resulta un visitante demasiado peligroso esta temporada, y que el Eibar por su parte no ha logrado convertir Ipurúa en el fortín que se presuponía a principio de campaña.

En el Santiago Bernabéu las cosas no empezaron como la afición blanca hubiera deseado, antes de que se cumpliera el minuto dos de encuentro el jugador donostierra Elustondo batía a Casillas en la salida de un córner, en un error claro de marcaje de la zaga merengue. A pesar del mazazo, los hombres de Ancelotti se repusieron con rapidez para empatar pocos minutos después con un tanto de James Rodríguez, y antes del descanso Sergio Ramos puso en ventaja al Real Madrid con un tanto tras un rechace en el área vasca. En la segunda mitad la Real intentó dar un paso al frente en busca del empate, algo que no se tradujo en ocasiones claras, mientras que Karim Benzema aprovechó a la perfección la baja de Cristiano Ronaldo por sanción para tomar el rumbo de la nave blanca. El jugador francés anotó dos tantos que sentenciaron el partido, el segundo de ellos de una bella factura, y dejó muestras evidentes del gran momento de forma que atraviesa el ex del Olimpique de Lyon.

En Ipurúa y sobre un auténtico lodazal, el Atlético de Madrid se repuso de su eliminación copera con una victoria solvente en un estadio complicado. Antoine Griezmann volvió a marcar dejando claro que se ha convertido en una pieza fundamental en el esquema de Diego Pablo Simeone, mientras que el croata Mandjukic aprovechó su turno después de su suplencia en copa, para anotar dos goles y decantar la balanza del lado rojiblanco. El Eibar peleó hasta el final como suele ser habitual, pero solo pudo maquillar el resultado con un tanto a última hora ante un equipo que volvió a ser un bloque homogéneo al que resulta muy complicado crearle peligro.

Ambas victorias ponen presión al FC Barcelona de cara a su compromiso frente al Villareal, una empate o derrota de los azulgranas provocaría un acercamiento del Atlético y un distanciamiento con el Real Madrid, algo que después del gran momento que atraviesa el Barça resultaría un duro golpe para el equipo de Luis Enrique.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *