“Set” y “sed” de goles

Foto: Lavanguardia.com

La visita del Barça a Elche despertaba diversas sensaciones contradictorias, por una parte enfrentarse a un rival de la zona baja debía suponer un cierto desahogo para un equipo en una buena dinámica, pero por el contrario la seguridad de que se producirían rotaciones en el once azulgrana y la todavía permanente sensación de que los de Luis Enrique son capaces de ganar al Milán de Sacchi y empatar con el Alcoyano, sobrevolaba el Martínez Valero en la previa del encuentro. El que no viera el partido y solo analice el marcador podrá pensar que el paseo del FC Barcelona fue antológico, algo que es completamente cierto a partir del 0 a 2 y después de que el rival se quedara con un jugador menos. Hasta ese momento el Barça volvió a sembrar dudas con un juego rudimentario basado en mantener la posesión del balón sin acercarse apenas al marco contrario, algo que hizo presagiar por unos instantes que volveríamos a ver aquel equipo que empató en Getafe durmiéndose en los laureles y despertando cuando ya era tarde.
Afortunadamente en esta ocasión el desenlace fue completamente distinto, gracias en parte a que algunos pilares de la plantilla parecen estar de vuelta después unos “años” de vacaciones. Gerard Piqué parece haber dejado un tanto de lado sus escándalos extradeportiva para volver a centrarse en los terrenos de juego, deleitándonos de nuevo con muy buenas actuaciones defensivas que recuerdan a aquel defensa que llegó a tener desquiciado al mismísimo Cristiano Ronaldo y del que parecía imposible poder irse. Al buen rendimiento que viene mostrando Piqué en los últimos partidos hay que añadirle una actuación vital en el Martínez Valero, donde además de volver a demostrar que es un central sobrio y seguro, también tuvo incidencia directa en la victoria final, anotando el gol que abría la lata y que descolocó a un Elche que se había crecido tras media hora de tú a tú ante todo un FC Barcelona.

Foto: Goal.com

Después de despegarse en el marcador, la delantera culé se dio un auténtico festín a costa de una defensa ilicitana que ha visto como en tres partidos los azulgranas lograban marcarles 15 tantos, un dato nada alentador para un conjunto que parece tener asegurada su lucha por la permanencia hasta los últimos coletazos de la Liga. Neymar y Messi con dos goles cada uno salieron reforzados del encuentro, el brasileño porque además de su aportación atacante recibió un auténtico recital de patadas por parte de sus marcadores y ante el que jamás se amilanó, y el argentino porque una jornada más se dedicó a demostrar el porqué de sus cuatro Balones de Oro mientras “otros” galardonados agredían a jugadores del equipo contrario y le faltaban al respeto al público rival.
Las distancias entre Barça y Madrid siguen sin acortarse, no obstante las sensaciones en ambos equipos parecen haber cambiado de bando, instaurando una inseguridad latente en el conjunto blanco y una importante solvencia en los azulgranas. Luis Enrique dejó bien claro que los clubes que ocupan la zona alta de la clasificación perderán puntos, de momento el Barça ha conseguido frenar la sangría y mantenerse a la espera del pinchazo rival victoria tras victoria, si tenemos en cuenta que el Real Madrid debe visitar el Vicente Calderón en breve, ahora más que nunca no hay que recaer en los malos hábitos.

Foto: Mundodeportivo.com

 

Pero antes el que debe visitar el Manzanares es el conjunto barcelonista, en lo que sí será una auténtica prueba de fuego para comprobar hasta que punto ha madurado el equipo de Luis Enrique. El Barça no solo debe demostrar su hambre en busca de allanar el camino hacia una hipotética final, además deberá controlar un marcador favorable ante un equipo que necesita derrotarlo para pasar ronda.
A la espera del duelo de Copa, el barcelonismo puede permitirse volver a ser optimista con un grupo que semanas atrás parecía sentenciado al fracaso, un grupo que tras deleitarnos con un “set” y una “sed” de goles más que positivos va disipando dudas acerca de su valía para poder dar continuidad al mejor Barça de la historia, pero para lograrlo deben aprobar una asignatura obligatoria, salir victoriosos del Vicente Calderón.

Un pensamiento sobre ““Set” y “sed” de goles”

  1. Sorprendente el cambio que ha sufrido el Barça en tres semanas; como bien dices, las sensaciones del conjunto azulgrana durante el primer tiempo en Elche no parecían muy diferentes a las de partidos de infausto y reciente recuerdo, pero por algún motivo difícil de comprender las cosas que no acababan de salir ahora parecen salir incluso mejor de lo esperado. Quizás es que el fútbol es así…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *