Sonrisas y lágrimas deportivas

El mundo del deporte esta hoy de luto. El fallecimiento del ex-entrenador del Sporting de Gijón Manolo Preciado ha conmocionado el panorama deportivo de todo el país. El técnico cántabro acababa de firmar con el Villareal C.F. para intentar devolver al submarino amarillo a la primera división del futbol español.

Conocido por todos por su caracter desenfadado y su manera de ser, Preciado nos ha enseñado a que pase lo que pase siempre se puede pensar en positivo. Sufrió la pérdida de su esposa y de un hijo en poco espacio de tiempo, algo que a cualquiera hubiera derrumbado por completo, pero ante tal adversidad escogió el camino de la lucha. Dijo textualmente “La vida me ha golpeado fuerte. Podría haberme hecho vulnerable y acabar pegándome un tiro, o podría mirar al cielo y crecer. Prefiero la segunda opción”. Y vaya si creció, después de pasar por varios equipos de segunda división consiguio el ascenso con el Sporting de Gijón, donde con un presupuesto de los mas bajos de la liga y una plantilla muy comprometida pero falta de técnica y calidad consiguió mantener al equipo en primera división durante varios años.

Su filosofía es muy válida, y debería ser la de muchos, puesto que cuando un ser querido nos deja sentimos que no podemos seguir adelante, en cambio sabemos que si nos pudiera observar querría vernos sonrientes y luchando día a día por nuestros sueños. Y eso es lo que hizo a Manolo Preciado una persona admirada por muchos, por cada obstáculo que le puso la vida el saltó mas alto, quizas porque cuanto mas alto saltaba mas cerca se sentía de los suyos. Descanse en paz.

MILAGRO EN EL PALAU BLAUGRANA

Mas o menos a la misma hora en que ocurría la desgracia que he descrito anteriormente se producía un auténtico “milagro” deportivo en el Palau Blaugrana. Se disputaba el primer partido de la final de los playoffs la liga ACB  de baloncesto con un Madrid que parece tenerle tomada la medida al Barça de Xavi Pascual. Se han girado las tornas y lo que antes eran victorias fáciles y abultadas ante los blancos ahora son partidos que desearías que acabaran a la media parte.

Ya se pudo comprobar en la final de la Copa del Rey jugada en el Palau Sant Jordi que el Madrid había dado con la fórmula para hacerle daño al equipo azulgrana, y ayer durante todo el partido se respiro la misma sensación, ventajas continuas de los madrileños que cada vez que se veían minimamente acosados en el marcador volvían a distanciarse con una facilidad pasmosa. Así se llegó al final del tercer periodo con +12 para los blancos (54-66). A partir de ese momento se vivió otro partido completamente distinto, Navarro se echo el equipo a la espalda y empezaron a acortar distancias.

En cuanto el público vio una mínima sensación de posible remontada llevó al equipo en volandas, y de esta manera se llego a los últimos minutos con un marcador que hacía posible soñar con el milagro.

Una serie de acciones desafortunadas de los blancos propiciaron el empate a 78 a pocos instantes para el final. Tras ponerse de nuevo en ventaja, el Madrid tuvo la posibilidad de liquidar el partido y Sergio LLull se jugo un triple que de haber entrado hubiera significado el final del encuentro, pero el balón tocó en el hierro y fue a parar a manos azulgranas con 78-80 y tres segundos por disputarse.

El balón quemaba en esos momentos y todas las mirada iban hacia Navarro, quiza el mas indicado para jugarse el triple de la victoria, pero con tan poco tiempo para pensar la pelota fue a parar a manos de Marcelinho Huertas, quien precisamente no esta pasando por un buen momento ya que su temporada esta siendo bastante decepcionante. El brasileño superó el medio campo y se elevo para lanzar el balón ante la mirada atónita de público, compañeros y rivales que esperaban el pase a Navarro.

Y lo que son las cosas, el balón describió una trayectoria perfecta golpeando el tablero y entrando a canasta, culminando la remontada y desatando la locura en el Palau. El Barça se pone 1-0 en la final pero además de lo que significa ponerse por delante también habrá que ver si este resultado le da un vuelco al mal momento que pasaban los de Xavi Pascual ante los partidos contra el Madrid.

 

La vida y el deporte están llenos de sonrisas y lágrimas y lo que ha sucedido con Manolo Preciado y la sección de baloncesto del F.C.Barcelona son dos claros ejemplos.

Un pensamiento sobre “Sonrisas y lágrimas deportivas”

  1. Que se puede decir de Manolo Preciado, despues de aguantar todos los golpes que has descrito con gran entereza parece ser que el destino le guardaba todavía uno mas al que ya no podrá hacer frente. Reza el dicho que los hay que nacen con estrella y los hay que nacen estrellados, y viendo lo que ha pasado este hombre parece que el estaba en el segundo grupo. Descanse en paz.

    Por lo que respecta al basket (y ya sabes como me gusta) podría escribir bastante, pero despues del segundo partido jugado ayer haré un resumen muy descriptivo: es menos milagroso el triple de Marcelinho que ver a C. J. Wallace encestar a tres metros. A mi entender hay una diferencia en ataque enorme y no puede ser que el barça fie todas sus opciones a Navarro y Lorbek (que bastante hacen) y rezar para que alguien más este fino el dia indicado. El tema más sangrante es el lanzamiento de tres puentos, donde al Barça le cuesta dios y ayuda anotar desde 6,75 mientras que el Madrid tiene hasta 7 jugadores de ciertas garantias para esta labor. Espero que hagas un post una vez terminada la liga y entonces valoraremos lo que me temo va a ocurrir.

    Otra gran entrada… cada vez mejor. Esperando el próximo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *