Un Barça diferente

12
No hace demasiado tiempo, durante tres inolvidables temporadas, pudimos disfrutar de un Barça que se convirtió en la versión más fiable de todas las que han conformado la historia de este club. Después de que el “Dream Team” conquistara una serie de logros desconocidos hasta esa fecha, la mayoría de los cuales sobre la bocina, el equipo dirigido por Pep Guardiola superó al de Johan Cruyff en cuanto a número de títulos conseguidos y a la superioridad mostrada sobre sus rivales. El Barça del técnico holandés obsequió al mundo con una nueva manera de entender el fútbol, defendiendo a partir del juego ofensivo y convirtiendo los partidos del FC Barcelona en un auténtico reclamo tanto a nivel nacional como internacional, no obstante tres de las cuatro ligas conseguidas por los azulgrana y la primera Champions League del club, fueron logradas en unos finales de infarto que denotaban la igualdad que existía con sus rivales más directos.
El técnico de Santpedor en cambio, demostró una superioridad apabullante sobre los contrincantes más temibles, venciendo en dos finales de Champions y en una de Copa del Rey por más de un tanto de diferencia y conquistando dos de sus tres ligas con una amplia distancia de puntos sobre el segundo clasificado.
Desde que en 1990 este club diera un salto cualitativo para colocarse entre la élite del fútbol internacional, nos hemos acostumbrado a relacionar un Barça triunfador con un Barça fiable, la consecución de las cuatro Champions League siempre han venido acompañadas de un título de liga, lo que nos obliga a relacionar un equipo ganador con un conjunto capaz de ganar competiciones que no se deciden en eliminatorias de 180 minutos.

13
El ejemplo contrario lo encontramos en el eterno rival, el Real Madrid ha sido capaz de conquistar “la séptima”, “la octava”, “la novena” y “la décima” realizando pobres papeles en la competición doméstica, algo que no supuso ningún impedimento para que cada una de esas temporadas fueran consideradas como un éxito rotundo.
Con la llegada de Luis Enrique al banquillo culé muchos esperábamos la vuelta del Barça fiable, del equipo que había ganado ligas en los últimos años erigiéndose como una auténtica apisonadora que convertía la labor de vencerlo en un acto de dificultad extrema, pero viendo como discurre la temporada las características de este equipo evolucionan más hacia el ejemplo de “los galácticos” que hacia la regularidad del mejor Barça de la historia.
De las 25 jornadas de liga disputadas hasta la fecha el conjunto azulgrana ha tropezado en 6 de ellas, pero lo llamativo no está en el número de errores sino en los rivales ante los que se han producido. De los equipos punteros de la competición tan solo el Real Madrid ha conseguido doblegar a los de Luis Enrique, Valencia, Sevilla, Villarreal y Atlético han sucumbido en sus duelos frente a los culés, pero a pesar de superar a los equipos de entidad este Barça se ha dejado media liga ante conjuntos como Celta, Málaga, Real Sociedad y Getafe. Queda claro pues que durante las 13 jornadas restantes podemos esperar lo mejor y lo peor del FC Barcelona, algo que no resulta demasiado alentador para cualquier aficionado barcelonista, a pesar de ello el escepticismo con el que el seguidor culé sigue semana tras semana la trayectoria azulgrana en liga choca con la buena sintonía del equipo en Champions y Copa del Rey.

14
Con la eliminatoria ante el City encarrilada y una buena dinámica del equipo en cruces a dos partidos, el bombo de cuartos estará compuesto por auténticos “cocos” como Real Madrid o Bayern Munich y por rivales asequibles como Mónaco o Oporto, algo que con el factor suerte de nuestro lado puede convertir a los hombres de “Lucho” en aspirantes serios a lograr la quinta Champions League de la historia del club, una característica que años atrás resultaría impensable en un equipo irregular incapaz de liderar su liga con paso firme.
En la competición del KO los azulgranas se encuentran a tan solo 90 minutos de poder disputar una nueva final, una prueba más de la fiabilidad de este grupo a la hora de decidir a su favor eliminatorias a dos partidos, de manera que a falta todavía de muchas semanas para que podamos hacer un balance definitivo de la campaña 2014/15 se podría asegurar con cierta certeza que este Barça tiene más posibilidades de levantar un doblete de Champions y Copa que de conquistar la Liga.
Claro está que todo es posible, desde repetir “el triplete” hasta revivir el trágico final de la temporada pasada, pero a pesar de la incertidumbre el equipo da síntomas de no haber seguido por el mismo camino de los últimos años, de haber modificado algunas características a las que estábamos más que acostumbrados, unos cambios que no podremos venerar o condenar hasta dentro de unos meses, no obstante si este equipo pierde la regularidad que tanto le costó conseguir solo será indultado si a cambio logra éxitos de una mayor envergadura ¿Hubiéramos firmado a principio de temporada levantar la Champions y perder la Liga?, señores míos creo la duda ofende.

15

Un pensamiento sobre “Un Barça diferente”

  1. Hasta ahora, el Barça ha llegado en una posición muy favorable pese a los altibajos que ha tenido pero de ahora en adelante los fallos penalizarán en mayor medida y solo sí el Barça es capaz de ocultar su cara negativa podrá lograr los objetivos marcados a inicio de temporada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *