UN EJEMPLO A SEGUIR

Tras la noticia ya confirmada de la no continuidad de Eric Abidal como jugador del F.C.Barcelona las redes sociales se han visto inundadas de mensajes de agradeciemiento y apoyo al jugador francés. Que “Abi” quería quedarse en Can Barça era un secreto a voces, pero la directiva y cuerpo técnico no veían viable que el francés pudiera aportar lo suficiente como para confiarle un dorsal de cara a la próxima temporada. Analizando la situación fríamente parece correcto que un club profesional como es el F.C.Barcelona tome las decisiones oportunas y necesarias por y para el bien de la entidad, ahora bien, hay ciertos aspectos que quizás hacen pensar que la renovación de Abidal no hubiera sido tampoco algo descabellado. Una de las causas por las cuales el jugador francés no ha visto renovado su contrato es su alta ficha. No querer pagar una cantidad importante de dinero a alguien que sabes que dificilmente volverá a estar al nivel óptimo al que estuvo en su dia parece lógico, y es sabido por todos que el trato que el club ha tenido con Abidal ha sido siempre ejemplar, tanto durante su enfermedad como posteriormente, de manera que hasta aquí nada que objetar. Pero viendo la imagen de la rueda de prensa de despedida donde el todavía jugador azulgrana estaba visiblemente emocionado me pregunto si tan necesario es el adios de Eric.

Hemos dilapidado millones y millones de euros en fichajes que no han servido para absolutamente nada y que solo han conseguido agravar la situación económica del club y crear multitud de ulceras entre los aficionados, y tenemos cada año en la plantilla jugadores que practicamente no participan a lo largo de la temporada, ya sea por su forma física o por no tener la confianza del entrenador, de manera que me planteo si de verdad era imposible pagar el sueldo de Eric Abidal una temporada mas y hacerle un hueco con una ficha vacante por la marcha de algún jugador de los que abandoraná la disciplina azulgrana este verano. Seguramente no es lo mas adecuado desde el punto de vista empresarial, pero si desde el sentimental, desde el corazón de todos y cada uno de los seguidores y aficionados al  Barça que hemos visto a Abidal sonreír convirtiéndose en uno de los mejores laterales izquierdos del mundo y llorar angustiado por una situación que no le deseo ni a mi peor enemigo.

Tras haber disfrutado de “Abi” durante seis años este nos dejará en breve por una decisión que a pesar de no parecerme del todo incorrecta si me provoca dudas, dudas de si obramos bien o no, de si hubiera sido tan desacertado prolongar una año mas la sensación de tener entre nosotros a un superhombre que ni tan solo en los peores momentos mostró sus miedos y debilidades, que se hizo fuerte en la desgracia y que como no podía ser de otra manera en él salio victorioso de su partido mas importante.

Gracias Eric, por enseñarnos que en la vida no existe lo imposible y que los obstáculos se superan con esfuerzo, fe y una buena dosis de buen humor incluso en los peores momentos.

jusqu’à tôt Abidal!! Hasta pronto!!

abidal

 

2 pensamientos sobre “UN EJEMPLO A SEGUIR”

  1. Completamente de acuerdo con lo que dices; usando la cabeza la decisión me parece correcta pero usando el corazón no me lo parece. El problema, me temo, es que en este caso concreto no es posible una resolución que deje contentas a todas las partes, así que solo cabe desear suerte a Abidal y recordar su lucha contra el cáncer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *