Una de cal y otra de arena

realSon al mismo tiempo la grandeza y la miseria del fútbol, las que consiguen que en apenas cuatro días este Barça haya pasado de ser la reencarnación de aquel equipo que nos puso el vello de punta domingo tras domingo, al auténtico despropósito futbolístico de hoy. Entre la imagen ofrecida por lo azulgranas en Manchester y la mostrada hoy en Anoeta, deberían haber pasado semanas, meses o incluso años, puesto que lo único que tienen en común el equipo que nos deleitó en Champions, con el que nos ha desesperado en Liga, son simplemente los colores de la camiseta. Para que los de Martino pierdan un encuentro debe cumplirse al menos uno de estos dos factores, que el rival sea netamente superior, o que el equipo que tenga enfrente muestre más interés por llevarse los tres puntos , y lo que me parece del todo denunciable, es que esta noche en San Sebastian se han cumplido ambos. A todo esto, el Real Madrid que vimos por el retrovisor a cinco puntos no hace demasiado tiempo, ya nos aventaja en tres, tristemente favorecido por los errores no forzados de los azulgranas, que enrolados en una irregularidad alarmante desde hace semanas muestra caras totalmente distintas en todos sus encuentros. Toda plantilla es mejorable, pero con los nombres que conforman este grupo de jugadores la calidad está asegurada, lo que ha faltado en Anoeta entre otras cosas es actitud, y eso por mucha calidad que se tenga no se soluciona andando por el terreno de juego, dándole la vuelta a un famoso eslogan de una conocida marca de neumáticos de hace unos años, “El control sin potencia no sirve de nada”. Culpables de este descalabro como las meigas…haberlos haylos.

Martino

martinoAtaque de entrenador en el escenario más inoportuno. Con la afición metida en el bolsillo tras la exhibición de juego mostrada en tierras británica, “El Tata” ha decidido afrontar un partido crucial como el de Anoeta, con variaciones arriesgadas en el once. En un campo donde los azulgranas no han sido capaces de vencer desde 2008, y con una Real que solo ha perdido un encuentro como local en esta Liga, el técnico argentino ha decidido dar descanso a varios de los titulares que alineó frente al Manchester City, algo poco lógico si además tenemos en cuenta, que tras el partido en San Sebastian el equipo podía disfrutar de descanso, al no disputar partidos intersemanales durante los próximos siete días.

 Inseguridad defensiva

bartraHasta el momento la defensa azulgrana se ha ganado a pulso todo tipo de criticas por parte del aficionado culé. La inseguirdad que viene transmitiendo la linea defensiva del Barça durante toda la temporada, ha quedado retratada en el encuentro de hoy, donde en ningún momento ha sido capaz de frenar a los delanteros donostierras, que han creado peligro en todas sus llegadas al área rival. La baja de Jordi Alba y la decisión de Martino de prescindir de Alves y Mascherano ha desembocado en un zaga, que desgraciadamente no ha estado a la altura de las circunstancias, más si tenemos en cuenta que el único teórico titular de los cuatro, Grerard Piqué, ha sido probablemente el más desafortunado.

 Baja intensidad

Durante ciertas fases del partido un Barça apático y por lo general poco entregado a la causa, ha deambulado sobre el campo esperando que por arte de magia, las cosas se colocaran por si solas en su sitio. La comparativa con su rival ha sido realmente dolorosa, ante el plus físico y mental ofrecido por la Real sabedora del esfuerzo necesario para superar a un grande, los azulgranas han mantenido un nivel de intensidad intolerable, que obliga una vez más a recordar, que la única manera de perdonar una derrota en Can Barça, es tras una clara evidencia de que el equipo se vació sobre el césped, la cual cosa no ha ocurrido esta vez.

 Falta de desequilibrio

neymarCon la llegada de Neymar parecía que por fin Messi sería liberado de esa responsabilidad total a la hora de levantar partidos, otro jugador capaz de superar defensores llegaba al equipo, algo que se había echado en falta últimamente. Desgraciadamente para los intereses del FC Barcelona, hasta ahora Neymar tan solo ha dado algún que otro destello de lo que puede llegar a mostrar, pero por lo general las sensaciones del brasileño están a años luz de lo que pretendían ser. El ex del Santos ha salido de una lesión y todavía está fuera de forma, pero en Anoeta ha intentado su primer desborde pasada la hora de partido, y se ha mostrado errático en la mayoría de sus acciones, algo que sumado a la mala noche de Messi, ha sido sinónimo de derrota.

La reflexión

Hoy claramente los que debemos reflexionar no somos nosotros.

Un pensamiento sobre “Una de cal y otra de arena”

  1. Como en tu última entrada, poco que añadir; en mi opinión el peor partido de la temporada sin discusión y el margen de error en la liga ahora si se ha acabado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *