VICTORIA EN CHAMPIONS Y A PENSAR EN EL MADRID

Noche de contrastes la que hemos vivido hoy en el estadio Da Luz en Lisboa, por un lado la satisfacción y la alegría de ver como el Barça ha sabido sacar adelante un partido a priori complicado por el nombre del oponente y por la competición a la que pertenecía, pero con tristeza y preocupación por la lesión sufrida por el capitán azulgrana Carles Puyol, que en el minuto 75 ha sufrido una luxación en su codo izquierdo que le mantendrá fuera de los terrenos de juego durante un tiempo aun por determinar. El de La Pobla volvía a la titularidad tras la lesión que se produjo en el campo del Getafe hace 20 días y de la cual se había recuperado antes de lo previsto. Las imágenes han sido escalofriantes puesto que el central fue desequilibrado en el aire cuando intentaba rematar de cabeza un corner, cayendo con todo el peso de su cuerpo sobre su brazo izquierdo, el cual estaba ya apoyado en el césped, ante los gestos de dolor del capitán del Barça los compañeros que se han acercado a interesarse por su estado rapidamente han pedido las asistencias médicas llevándose las manos a la cabeza ante la gravedad de la lesión.

Evidentemente el jugador azulgrana se perderá como no el clásico de este próximo domingo, quedando de esta manera una linea defensiva de auténticas circunstancias. A la espera de como evolucione el tobillo de Pique en las próximas horas la pareja de centrales para afrontar el encuentro frente al Real Madrid será cuanto menos extraña, ya que contando con la titularidad asegurada de Mascherano el otro puesto debería ser para Song, el cual no ha mostrado gran solvencia como central, o Bartra, quien si que tiene asumido el rol de desenvolverse en esa posición pero que esta falto de ritmo y de experiencia a causa de su nula participación con el primer equipo esta temporada, veremos con que nos sorprende Tito Vilanova.

La plaga de lesiones que esta azotando al equipo culé es cuanto menos preocupante, cuando no son problemas musculares son jugadas de auténtica mala suerte como es el caso de hoy, la cuestión es que en los últimos encuentros hemos sufrido una baja en cada uno de ellos, afortunadamente hasta el pasado sábado no habían sido lesiones de larga duración, pero la de Thiago en Sevilla y sobretodo la de Carles Puyol hoy hacen sonar las señales de alarma en el vestuario, ya que no poder contar con la plantilla al completo disminuye las rotaciones en el equipo y sobrecarga de partidos algunos jugadores, pero es un factor incontrolable y hay que asumirlo como tal. Desde aquí desearle al capitán blaugrana una pronta recuperación para que cuanto antes pueda volver a demostrar la casta y el pundonor con el que nos deleita semana tras semana.

Centrándonos en el partido destacar la floja salida que han tenido los hombres de Tito Vilanova que han visto como los lisboetas llegaban con peligro durante los primeros minutos con hasta tres ocasiones claras de peligro, las cuales por el acierto de Victor Valdés o por la poca puntería de los delanteros del equipo portugués no han terminado en gol. En cambio, al contrario de lo que pasó en Sevilla el sábado, la primera llegada con cara y ojos del Barça a la portería lusa ha terminado con un centro medido de Messi que ha encontrado a Alexis en el punto de penalty para empujar el balón a la red. El gol ha hecho mucho daño al Benfica que ha seguido intentándolo pero de una manera muy distinta a como la había hecho antes de ir por detrás en el marcador. El barça ha pasado a dominar el tempo del partido y a hacer lo que mejor sabe, controlar la posesión y crear peligro a partir del movimiento rápido del balón. Los azulgranas han dispuesto de ocasiones claras para marcharse al descanso con una ventaja mas amplia pero la falta de acierto de la delantera lo ha impedido, de manera que con el 0-1 se ha dado por concluido el primer periodo.

La segunda mitad ha empezado tal y como terminó la primera, el Barça ha seguido madurando el juego y conteniendo las leves envestidas del Benfica que lo intentaba con mas corazón que cabeza. De esa manera ha llegado el 0-2 que ha matado el partido, una vez mas Messi ha atraido a varios rivales por el centro de la defensa dejando espacio para la segunda linea y dando una genial asistencia a Cesc que encaro a Arthur batiéndolo de un fuerte disparo por el palo corto. Y en ese momento podía haber pitado el colegiado el final del partido porque todo lo que ha venido después ha sido una desgracia tras otra para los azulgranas, primero la lesión ya mencionada de Puyol y posteriormente la expulsión de Busquets que ha visto la roja directa por algún motivo que las diversas repeticiones no han sabido esclarecer, además varias entradas duras de los lisboetas podían haber terminado engrosando la lista de bajas para el clásico, en fin nada bueno.

La verdad es que ha sido una victoria trabajada e importante porque con seis puntos en dos partidos el pase a octavos está encarrilado, además el Benfica es un equipo de renombre, quizás mas nombre que plantilla, pero al fin y al cabo venir a un campo de esta categoría y vencer con solvencia es una muy buena noticia. Lo preocupante ha sido la manera en que el equipo ha salido al terreno de juego, demasiada distancia entre defensa y centro del campo y poca precisión a la hora de sacar el balón jugado desde atrás, la baja de Pique tiene mucho que ver en eso sin duda, y por otro lado la falta de gol, diversas ocasiones claras como las de  Alexis en dos ocasiones o Messi no han terminadoen el fondo de la portería, y algún día esos goles los echaremos en falta al final del partido.

Y resaltar también el buen partido de Cesc y Alexis que a mi juicio han demostrado una mejoría al menos respecto a los últimos partidos. El chileno y el de Arenys han sido los goleadores del encuentro y eso a buen seguro les dará confianza para afrontar el clásico con mayor garantías de realizar un buen papel. De todas maneras está por ver si con la recuperación de Iniesta el manchego pasa a formar parte del once inicial para el domingo en detrimento de Cesc o si al estar menos rodado tendremos que ver al de Fuentealbilla partiendo desde el banquillo. La cuestión es que a pocos días para un partido tan mágico como es un Barça-Madrid las aguas estan calmadas en Barcelona, por mucho que venga Mourinho y el clan de los portugueses al Camp Nou, la ventaja en que los azulgranas aventajan al cuadro merengue y la tempranía en la que se fragua este duelo hacen que sea uno de los mas descafeinados de los últimos años, claro esta que eso no eran clásicos sino batallas campales y que a pesar de que no haya esa tensión a la que nos tenían acostumbrados ambos clubes en las últimas temporadas ganar al Madrid y verlo a once puntos ya es suficiente aliciente para vivirlo con gran intensidad. Ya que Carles Puyol no podrá ser partícipe dediquémosle la victoria. ANIMO PUYI!!!!

Un pensamiento sobre “VICTORIA EN CHAMPIONS Y A PENSAR EN EL MADRID”

  1. Como bien has comentado las ocasiones del Benfica al inicio del choque fueron preocupantes, pero globalmente considero que este ha sido uno de los mejores partidos del Barça este año ganando con solvencia en un campo con mucha historia, aunque el Benfica no tenga tanto nivel actualmente, sin sufrir demasiado. Buen partido individualmente de todos los jugadores, con especial mención para Victor Valdés que ha hecho algunas paradas muy considerables, y arbitraje lamentable, muy casero como es costumbre en la Champions, a la hora de juzgar la dureza de ambos equipos.
    Dejo para el final la lesión de Puyol, que el Barça va a notar mucho, empezando por el clásico de domingo, y creo que aunque Carles Puyol ha basado su carrera en un esfuerzo infatigable en cada jugada, cosa que le honra y que con toda justicia le llevara a ser recordado el dia que se retire como uno de los mejores defensas, sino el mejor, que jamas se ha puesto la camiseta blaugrana, debería medir mejor los momentos para esos esfuerzos, ya que de la manera en la que entra al remate en la desafortunada jugada de su lesión bien podría haberse roto la cabeza dado el ímpetu de su salto y la forma en la que cayó, y lo que creo más importante, con 0-2 faltando 15 minutos en un partido que no era decisivo la manera de entrar a un remate que podría haber supuesto el 0-3 no compensa el riesgo que corrió el capitán azulgrana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *